Diario Sur

Desmantelan un laboratorio de hachís que usaba robots de cocina

sur

Agentes de la Policía Nacional han desmantelado dos puntos de producción y procesamiento de cannabis sativa en sendas viviendas de un mismo edificio del distrito norte de Málaga. Uno de ellos había sido ocupado ilegalmente y reconvertido en un laboratorio para la fabricación de droga, donde se confeccionaban placas de hachís de manera casera mediante el empleo de sofisticados robots de cocina.

Los investigadores han localizado además, en un segundo piso, un cultivo compuesto por 174 plantas de marihuana en avanzado estado de floración. En relación con los hechos ha sido detenido un hombre de 34 años y vecino de la capital. La investigación se inició a partir de varias informaciones que apuntaban a la posible existencia de una plantación interior de marihuana en un domicilio de la zona norte de la ciudad.

En un bloque de pisos

Las pesquisas efectuadas confirmaron no sólo la existencia de un invernadero de cannabis sativa en una vivienda de un bloque de pisos, sino también de un laboratorio para la producción y procesamiento de hachís en un segundo inmueble ubicado apenas dos plantas más arriba del cultivo. Tras sendos registros los agentes localizaron diverso utillaje utilizado para la obtención y preparación de las pastillas de hachís, según informó ayer la Policía Nacional a través de un comunicado.

En concreto, los investigadores intervinieron tres robots de cocina, dos básculas de precisión, una prensa hidráulica, varios barreños y útiles para colar la sustancia, entre otros objetos. El menaje de cocina fue localizado con restos de droga.

En lo relativo propiamente al invernadero la Policía Nacional se ha incautado de 174 plantas de marihuana en avanzado estado de floración. Dicho cultivo permanecía enganchado de manera ilegal a la red eléctrica y contaba con un sistema de luz artificial integrado por 18 focos de 600 vatios de potencia y aparatos de aire acondicionado.