Diario Sur

La Gran Recogida alcanza los 500.000 kilos en Málaga pese al temporal

Los malagueños se han volcado con esta iniciativa solidaria.
Los malagueños se han volcado con esta iniciativa solidaria. / Álvaro Cabrera
  • Los organizadores destacan el «tremendo éxito» cosechado gracias al esfuerzo de 5.200 voluntarios y miles de ciudadanos anónimos

Atascos de tráfico, accidentes, algunos comercios anegados, menor afluencia de clientes... Las múltiples dificultades que ha causado el temporal durante la Gran Recogida hacen de ésta una campaña heroica. Sólo el tesón de los 5.200 voluntarios y la solidaridad de decenas de miles de ciudadanos anónimos han hecho posible que la edición 2016 haya sido «todo un éxito», según aseguraba ayer al cierre de esta edición el vicepresidente del Banco de Alimentos de la Costa del Sol (Bancosol), Joaquín Jiménez.

Sin tener el recuento terminado, los organizadores de esta campaña de recogida de alimentos no perecederos y productos infantiles para familias necesitadas calculaban este sábado por la noche que se van a alcanzar los 500.000 kilos. Es una cifra inferior al récord cosechado el año pasado (642.000), pero dadas las circunstancias adversas de esta edición, se trata de un resultado «extraordinario», según Jiménez. «Lo que ha pasado este año tiene mucho más valor que el éxito numérico del año pasado o del anterior porque nos hemos encontrado con muchas dificultades. Había locales anegados, algunos voluntarios han sufrido pequeños accidentes de tráfico... y aún así la respuesta de la gente ha sido maravillosa», afirmó.

El representante de Bancosol insistió en el «agradecimiento» a los ciudadanos que han puesto su granito de arena en esta campaña solidaria, así como a los voluntarios que hacen posible la recogida y a los 372 establecimientos colaboradores que se han «volcado». «Me emociono al pensar en las anécdotas que me han contado los voluntarios. Personas muy humildes que iban al supermercado por una docena de huevos y nos han dado 60 ó 70 euros en alimentos infantiles. Cadenas de distribución que han donado palés enteros de pañales, todas esas familias que han salido de casa en pleno temporal sólo para contribuir...», desgranaba. Y es que detrás de la Gran Recogida hay cientos de pequeñas historias de empatía y generosidad, como la de una pareja de jubilados que habían participado como voluntarios en anteriores ediciones y esta vez no han podido, ya que la mujer está enferma. El marido llamó a la organización para pedir que algún voluntario se pasara por su casa, pues habían ahorrado cien euros para comprar leche infantil.

A lo largo del día del domingo todavía se puede colaborar con la Gran Recogida, ya que muchos comercios que abren hoy han decidido seguir recogiendo alimentos para Bancosol, aunque sea ya sin voluntarios.