Diario Sur

Continúa la búsqueda de las dos chicas de 16 años que se subieron solas en un avión de Holanda a Málaga

Continúa la búsqueda de las dos chicas de 16 años que se subieron solas en un avión de Holanda a Málaga
  • La Policía Local localiza en Mijas a otro menor británico que llevaba tres días desaparecido

Las Fuerzas de Seguridad del Estado buscan en la provincia de Málaga a Femke Lucas y Sam Bruijs, dos menores holandesas de 16 años que el martes se subieron en un avión en su país con destino al aeropuerto de la capital, donde se pierde su pista.

Aunque todo apunta a que se trata de una fuga voluntaria, de ahí que la policía no la considere inicialmente una desaparición «inquietante», se ha abierto una investigación y se han repartido las fotos de las menores entre las patrullas de servicio por si se cruzan con ellas.

Sus padres se han trasladado a Málaga para estar en contacto permanente con la policía, ya que se encuentran «desesperados» al no tener noticias de ellas, según informó ayer una prima de Femke Lucas. El martes, tras echarlas en falta, sus familias miraron en los ordenadores de las adolescentes y descubrieron que habían sacado un billete para un vuelo que salía ese mismo día desde Eindhoven con destino a Málaga. Desde entonces, la única pista que tienen de ellas es un reintegro que las menores hicieron en el cajero automático de un banco de la capital malagueña.

Por otra parte, la Policía Local de Mijas halló el lunes por la mañana a Jack Allen, un joven británico de 17 años que había desaparecido del Centro Comercial Miramar de Fuengirola el viernes de la semana pasada a las 11.35 horas y que no habla nada de español.

El adolescente, que sufre el Síndrome de Asperger (un trastorno severo del desarrollo con rasgos similares al autismo), fue encontrado mientras comía pizza, sentado en un banco junto a la Casa de la Cultura de Las Lagunas, en Mijas Costa, gracias al aviso de un vecino que lo había visto alrededor de la zona, quien llamó inmediatamente a la Jefatura policial, adonde envió por correo electrónico una foto del muchacho que había visto por Facebook. Varios agentes policiales peinaron la zona hasta dar con el paradero del joven.

La madre, Nicky Allen, pidió ayuda a través de las redes sociales, donde señaló que estaba «desesperada», ya que llevaba desaparecido «tres días, con solo 10 euros y sin teléfono. Por favor, ayúdame a encontrarlo. Alguien debe haberlo visto». Afortunadamente, todo se ha quedado en un susto. La Policía Local de Mijas avisó a la madre y al padrastro, que acudieron a buscarlo inmediatamente.