Diario Sur

Los niños, como «centro de las políticas»

Presentación del Plan de Infancia y Adolescencia de la Junta
Presentación del Plan de Infancia y Adolescencia de la Junta / A.P.
  • La Junta de Andalucía pone en marcha el II Plan de Infancia y Adolescencia, que tendrá vigor hasta el año 2020 para garantizar los derechos de los menores

Nuevas tecnologías, acoso escolar, violencia familiar, bienestar social, inmigración, políticas de integración… El catálogo podría ir sumando líneas de actuación política hasta alcanzar los dos dígitos, y es un hecho que muchas veces en este capítulo no se tiene en cuenta la voz de una parte de la población directamente afectada por las decisiones políticas de los mayores: son los niños y adolescentes de entre 0 y 18 años. A ellos precisamente va dirigido el II Plan de Infancia y Adolescencia de la Junta de Andalucía, que aprobó en su consejo de Gobierno del pasado mes de junio la puesta en marcha de esta nueva estrategia para poner a los menores “en el centro de las políticas que les afectan”.

Así lo ha destacado esta mañana durante la presentación de la iniciativa en Málaga el delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, quien ha comparecido ante los medios acompañado por las delegadas de Educación e Igualdad y Políticas Sociales, Patricia Alba y Ana Isabel González, respectivamente. Son estos dos departamentos los que asumirán un mayor peso en el desarrollo de este nuevo plan, con el que se busca “tanto atender las necesidades como reforzar los derechos de los niños y adolescentes”, ha destacado Ruiz Espejo. A grandes rasgos, en Andalucía hay más de un millón de menores en este tramo de edad, de los que casi un 20% residen en la provincia de Málaga.

Este amplio grupo de población estará representado “en las decisiones que les afecten”, y aunque en un principio no existen medidas concretas para comenzar a trabajar, la delegada de Igualdad y Políticas Sociales sí avanzó que en el primer tramo de trabajo “se colaborará de manera transversal para ver cuáles son las necesidades más importantes”. En esta definición del ‘qué’ y el ‘cómo’, los responsables de la Junta en Málaga también han especificado el ‘cuánto’, es decir, que el Plan contará con una inversión de cerca de 673 millones de euros.

Por su parte, la delegada de Educación ha destacado la “importante aportación” y participación de cerca de un centenar de técnicos y profesionales al proyecto, que han aportado su experiencia para garantizar no sólo el refuerzo de los derechos de los menores andaluces, sino también que las herramientas que se ponen a su disposición para hacer llegar su voz a los departamentos competentes son efectivas. Y sobre todo que se les tiene en cuenta.

En esta primera etapa, los impulsores de esta iniciativa tendrán en cuenta “las opiniones, quejas y peticiones” que los niños y adolescentes hayan hecho llegar a través de los consejos municipales de la infancia; de hecho esta mañana se han sumado a la convocatoria las representantes de los Consejos de Málaga capital y Cártama. Por voz de los primeros ha tomado la palabra la actual alcaldesa infantil de Málaga, Tania Segado, alumna del colegio Maristas y a punto de dar el relevo en el cargo. Entre sus peticiones, la joven ha expuesto la necesidad de articular medidas concretas para entrar de lleno en debates como el de los deberes en casa o el acoso escolar, un asunto en el que Segado se ha mostrado muy crítica ya que a su juicio “no se está haciendo nada”. “Queremos más charlas en los colegios para prevenir este problema”, ha pedido la alcaldesa infantil, quien ha sumado a esta especie de ‘carta a los Reyes’ por adelantado “la mejora de las pistas de atletismo de Carranque”.

Una vez recogido el guante de estas peticiones, a las que también se han sumado las de los niños del colegio público María de la O en representación del resto, el delegado del Gobierno en la Junta ha especificado, en otro orden de cosas, que una de las prioridades del plan es eliminar el acogimiento residencial para menores de 12 años, es decir, que los niños por debajo de esta edad no tengan que acudir a centros tutelados y que estén en cambio en familias de acogida. Para lograrlo, es necesario que el número de familias acogedoras en todo el ámbito andaluz pase de las 2.000 que hay actualmente a las 3.000