Diario Sur

El volumen de pescado decomisado crece un 31% en Málaga con respecto al 2015

El volumen de pescado decomisado crece un 31% en Málaga con respecto al 2015
/ Sur
  • Ha precisado que el incremento se debe a la intensificación de controles de trazabilidad y documentación por parte del servicio de inspección

El volumen de pescado decomisado ha crecido un 31 por ciento entre los meses de enero y octubre con respecto al 2015 con una cantidad de 10.862 kilos por los 8.289 del año anterior, como refleja el balance presentado hoy por el Servicio de Inspección Pesquera de la Junta de Andalucía en Málaga.

Del total incautado, más de 6.100 kilos se han intervenido en vehículos de transporte terrestre, 2.400 kilos han sido en los mercados, y un millar de toneladas en el mar y en las playas, según ha explicado en conferencia de prensa el delegado provincial del Gobierno Andaluz, José Luis Rodríguez Espejo.

Ha precisado que el incremento se debe a la intensificación de controles de trazabilidad y documentación por parte del servicio de inspección.

El delegado ha destacado que la presentación del balance está dirigida a "garantizar la seguridad del consumidor en los productos alimentarios marinos", además de para "preservar los caladeros", que considera "nuestro recurso del futuro".

Ruiz Espejo ha explicado que los productos decomisados que cumplen los requisitos sanitarios -en torno al 60%- "se entregan a entidades asistenciales y de ayuda social para que lo destinen a la alimentación de personas con escasos recursos económicos", pero indica que "si no hay garantía sanitaria, el producto se destruye".

El delegado territorial de Agricultura, Javier Salas, ha señalado que entre enero y octubre se han levantado un total de 250 expedientes sancionadores con propuestas de sanciones por importe de 623.493 euros.

Ha apuntado que las infracciones más frecuentes se refieren al ejercicio de la pesca sin disponer de autorización, en fondos o caladeros prohibidos y en periodos no autorizados o épocas de veda, además de resaltar la ilegalidad en la captura, transporte y venta de pescados inmaduros.

"Si no se adquieren inmaduros ni especies prohibidas, no se pescarán; si no se compra en la venta ambulante ilegal, ésta se erradicará; si se exigen garantías de la procedencia del pescado, se respaldará su correcto etiquetado con toda la información relativa al mismo", ha manifestado Salas.

Las chirlas (más de 4.900 kilos), los atunes (1.700 kilos), las conchas finas (900 kilos) y los boquerones (más de 700 kilos), han sido los pescados más incautados por el Servicio de Inspección Pesquera.

Temas