Diario Sur

El servicio de Inspección Pesquera decomisa casi 11.000 kilos de pescados entre enero y octubre de este año

José Luis Ruiz Espejo (centro) y Javier Salas (a la derecha).
José Luis Ruiz Espejo (centro) y Javier Salas (a la derecha). / SUR
  • Se trata de un 31% más que en el mismo periodo de 2015, debido sobre todo al incremento de los controles en materia de trazabilidad, documentación y transporte

El servicio de Inspección Pesquera de la Junta de Andalucía en Malaga, que se encarga de la vigilancia y control de la actividad pesquera en la provincia y de los productos derivados de la misma, ha intervenido en los diez primeros meses de 2016 la cantidad de 10.862 kilos de pescados, frente a los 8.289 que se decomisaron en el mismo periodo del año anterior. Esto supone que se ha incremento entre enero y octubre de este ejercicio en un 31% el volumen del pescado decomisado en la provincia, según han confirmado esta mañana en rueda de presenta los delegados del Gobierno de la Junta en Malaga y de Agricultura y Pesca, José Luis Ruiz Espejo y Javier Salas, respectivamente, los cuales han atribuido el incremento de decomisos a un aumento de los controles de la vigilancia en materia de trazabilidad y transporte.

Según los datos facilitados, la mayoría de los productos pesqueros intervenidos han correspondido a chirlas (4.903 kilos), seguido de atún (1.757 kilos), concha fina (921) y boquerón (742). En cantidades inferiores se han decomisado también jurel (302 kilos), cigarra (253), pulpo (230), merluza (212) y salmonetes (189), así como coquinas y bacaladillas, entre otras especies.

Los mayores decomisos se ha producido, según ha afirmado Ruiz Espejo, en vehículos, o lo que es lo mismo durante el transporte, con 6.180 kilos, y en Mercamálaga, con 2.413 kilos, así como en el mar y la playa (1.004 kilos).

Igualmente, en las distintas operaciones llevadas a cabo por el servicio de Inspección Pesquera se han intervenido un total de seis vehículos y tres embarcaciones.

Buena parte del pescado decomisado, en torno a un 70%, una vez pasados los controles para garantizar que cumplen los requisitos sanitarios, se han entregado a entidades asistenciales y de ayuda social para ser destinado a la alimentación de las personas desfavorecidas con menos recursos económicos, según ha declarado el delegado del Gobierno andaluz en Malaga.

Por su parte, el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Javier Salas, ha manifestado que en toral, entre enero y octubre de 2016, se han levantado 250 expedientes sancionadores por un importe global de 623.493 euros.

Según Salas, las infracciones más frecuentes se refieren al ejercicio de actividades de pesca sin disponer de autorización, parte de ellas asociadas a la práctica de bolicheo, o de actividades de pesca en fondos o caladeros prohibidos, periodos no autorizados o en época de vedas, y también por captura, transporte o venta de pescado que no alcanzaba la talla reglamentaria.

Salas ha insistido en que el motivo del incremento de los decomisos se debe a la intensificación de los controles de trazabilidad y documentación, ya que se ha registrado una disminución de las infracciones en inmaduros por las duras sanciones con las que se castiga la actividad.

El delegado territorial de Peca ha realizado un llamamiento a la población malagueña asegurando que si no se adquieren inmaduros ni especies prohibidas, no se pescarán, y si no se compra en venta ambulante ilegal esta se erradicará. Asimismo h insistido en que si se exigen garantías de la procedencia del pescado se respaldará su correcto etiquetado con toda la información a la que tienen derechos los consumidores. “El consumidor tiene un papel importante en la erradicación de algunas practicas ilícitas. No se trata sólo de sancionar, sino de arreciar evitando su rentabilidad para el infractor con el rechazo de todo producto que no cumpla los requisitos legales”, ha manifestado salas.