Diario Sur

Trabajar por cuenta propia y sin oficina, una opción al alza

Cuatro de cada diez profesionales que trabajan en el sector inmobiliario en la provincia lo hacen por cuenta propia. El empleo autónomo siempre ha sido una realidad muy extendida en este ramo, pero lo que es nuevo es la proliferación de agentes independientes que se lanzan a operar en el mercado sin necesidad de oficina física.

Es el caso de Mari Carmen Guiles, una malagueña de 40 años que lleva la mitad de su vida trabajando en agencias inmobiliarias. «Cuando se produjo la debacle en este sector me fui a trabajar a Londres. Hace dos años y medio volví a Málaga y empecé a trabajar para una agencia, pero las condiciones eran pésimas: sueldos base de 600 euros», cuenta. Así pues, se lió la manta a la cabeza y empezar a operar por su cuenta. «Trabajo en colaboración con unos administradores de fincas que me suministran viviendas para alquilar o vender. Eso es lo más difícil: captar producto, y yo lo tengo», explica. «No necesito una oficina. Trabajo desde casa y, sobre todo, en la calle», añade, considerándose «satisfecha» aunque la situación del sector no sea boyante. «Antes se ganaba dinero, ahora se sobrevive», asegura.