Diario Sur

Una terapia creada en Málaga mejora la afasia que sufren pacientes de ictus

Marcelo Berthier dirige la unidad de neurología cognitiva y afasia del Cimes.
Marcelo Berthier dirige la unidad de neurología cognitiva y afasia del Cimes. / SUR
  • Profesionales del Cimes de la Universidad elaboran este método, que consiste en dar rehabilitación intensiva para recuperar el habla

Una de las secuelas que sufren los pacientes que han tenido un ictus es la afasia (dificultad o incapacidad para hablar). La rehabilitación logopédica que se da a los enfermos es fundamental para combatir ese problema del habla. La unidad de neurología cognitiva y afasia del Centro de Investigaciones Médico-Sanitarias (Cimes) de la Universidad de Málaga (UMA) ha creado una terapia que, a través de rehabilitación intensiva, logra la mejora de las personas afásicas a causa de un ictus. El director de la unidad, la única de esas características que existe en España, el neurólogo Marcelo Berthier, explicó a SUR, con motivo de la celebración hoy del Día Mundial del Ictus, que la terapia consiste en dar 30 horas de rehabilitación en dos semanas (15 horas a la semana). El ictus afecta cada año a 21.000 personas en Andalucía, unas 4.000 en la provincia de Málaga.

Ese sistema, que lo aplican los logopedas, se ha demostrado que es más eficaz para los pacientes que extender la rehabilitación durante pocas horas semanales a lo largo de seis meses. La terapia creada en la unidad de afasia del Cimes se llama rehabilitación grupal intensiva de la afasia y es la que mejores resultados ofrece, explicó el doctor Berthier. «La mejoría que se consigue es significativa, como demostramos nosotros en un proyecto de investigación que llevamos a cabo, de forma experimental con unos 70 pacientes», puso de manifiesto el director de la unidad de neurología cognitiva y afasia. Esta terapia no la cubre la sanidad pública andaluza.

Berthier considera que hay que aumentar la información que se da a los enfermos que han sufrido un ictus. Así, precisó que la mejoría en la facultad del habla no se logra sólo en el primer año desde que se tuvo el ictus, sino que con una rehabilitación logopédica adecuada se consigue ir superado la dificultad para comunicarse dos, tres y cuatro años después.

La terapia intensiva elaborada en el Cimes se aplica a través de dos juegos de cartas con 550 tarjetas. Participan tres afásicos y un terapeuta. Cada jugador pide una carta a otro y se establece una comunicación como si fuese una conversación en un contexto real. En cada partida se reparten de 12 a 14 cartas, que tienen impresos unos dibujos de objetos útiles y de uso cotidiano que los participantes en la terapia deben interpretar y definir. A medida que avanza la rehabilitación, aumenta la complejidad de la conversación de los enfermos. «Lo que se busca es que las personas con afasia puedan hablar en la vida real», señaló Marcelo Berthier.

Proyecto FIS

La unidad de neurología cognitiva y afasia del Cimes va a desarrollar un proyecto financiado con Fondos de Investigación Sanitaria (FIS) para tratar a pacientes afásicos mediante la combinación de fármacos, terapia intensiva con logopedia y estimulación eléctrica transcraneal (los enfermos reciben una descarga para activar el cerebro). El estudio, que durará diez semanas y en el que participarán 40 pacientes, tiene como finalidad demostrar que ese tratamiento posibilita que se mejora en la dificultad de hablar. El proyecto está incluido dentro de los que llevan a cabo la Universidad de Málaga y el Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (Ibima).

Por otra parte, el neurólogo Marcelo Berthier, que es profesor de la UMA, fue nombrado recientemente profesor honoris causa de la Facultad de Ciencias Humanas y de la Conducta de la Universidad Favarolo de Buenos Aires. El nombramiento reconoce el trabajo de Berthier en el área de las neurociencias, un campo en el que la Universidad de Málaga es pionera.