Diario Sur

Halloween hasta en la sopa

Heladería del Centro decorada.
Heladería del Centro decorada. / Fernando González
  • Centros comerciales, tiendas de barrio, espacios sociales y hasta el Metro organizan fiestas para celebrar la noche de las brujas, una moda con cada vez más peso en la provincia de Málaga

Una fiesta de origen pagano, y que originariamente servía para celebrar el final del verano celta, se ha colado en los hogares malagueños casi a empujones. Celebración tradicional desde hace siglos en numerosos puntos de Estados Unidos, la noche de las brujas se ha asentado con gran fuerza en la provincia a lo largo de los últimos años, aunque ya no sólo con el propósito de disfrazar a los niños para que pidan caramelos por las puertas de la casas, sino que lo mismo sirve para asustar a un barrio entero, que para vender electrodomésticos o tratamientos de depilación láser por toda la ciudad.

Hasta hace unos años, la fiesta de Halloween sólo era explotada a nivel comercial por las tiendas que vendían disfraces y algunos bares de copas, que trataban de hacer negocio con los clientes más jóvenes, pero en la actualidad numerosos empresarios y comerciantes se han aferrado a la fiesta de las brujas para relanzar las ventas un par de meses antes de que acabe el año. Y ya no sólo lo hacen decorando los locales y poniendo boles con caramelos en las cajas, sino que ofrecen suculentos descuentos como si se tratara del Black Friday (otra actividad importada). Tanto es así que este año hasta la Federación Andaluza de Electrodomésticos ha animado a sus asociados a ofrecer descuentos a sus clientes y a decorar las tiendas con un cartel terrorífico.

Aunque la fiesta en sí se celebrará el próximo lunes por la noche, muchos negocios llevan días mostrando sus más horribles galas con arañas colgando de los escaparates y escobas voladoras; mientras que otros –generalmente todas las franquicias– colapsan los teléfonos móviles de los clientes recordándoles todas las ofertas que ya pueden conseguir en las tiendas.

Ocurre igual en los centros comerciales, en donde habrá fiestas pensadas para los más pequeños con la idea de que los padres aprovechen ese rato de tranquilidad para hacer sus compras. Los centros comerciales Rosaleda, Larios, Málaga Plaza, Muelle Uno y Rincón de la Victoria ya han anunciado diferentes actividades para los más pequeños de la casa como pintacaras o talleres de máscaras que celebrarán durante todo el fin de semana. Otros, como la tienda Elite Málaga ha programado una sesión especial de Overwatch para que todos los aficionados a este videojuego acudan a la sala a disfrutarlo y a pasar una jornada de miedo.

Calabazas en un negocio de la capital.

Calabazas en un negocio de la capital. / Fernando González

Entre todas las actividades, destaca la celebración de un concurso de decoración de establecimientos que ha organizado la Asociación de Comerciantes de Benalmádena y que repartirá 400 euros en premios. «Cualquier ocasión es buena para atraer a los clientes y que compren algo», confiesan. «Y si tiene que ser con una fiesta importada, pues eso que haremos para llegar a final de mes».

Y no sólo a nivel comercial. Este año, la moda de Halloween va a llegar a los lugares más insospechados de la provincia: Metro Málaga ofrecerá maquillajes terroríficos gratuitos a los pasajeros que acudan a la estación de El Perchel (el lunes entre las 18.30 y las 21.30 horas); el jardín botánico La Concepción organizará una visita nocturna teatralizada en donde se recrearán escenas de películas de miedo (lunes, a partir de las 20 horas) o el Museo del Automóvil realizará una particular visita guiada por su colección (sábado 29 a las 12.30 horas).

En cuanto a los barrios, Churriana se transformará en un gigantesco pasaje del terror y el Soho organizará la segunda edición de su Noche en Negro, con concursos de disfraces y de gritos. Por su parte, en la provincia hay actos municipales programados en municipios tan dispares como Torremolinos, Vélez-Málaga, Estepona, Torre del Mar o Nerja. Todo sea por la noche de las brujas.