Diario Sur

La amenaza de fuertes lluvias pasa casi de largo en la provincia de Málaga

La última jornada de feria en San Pedro Alcántara estuvo pasada por agua.
La última jornada de feria en San Pedro Alcántara estuvo pasada por agua. / Josele-Lanza -
  • La Serranía de Ronda fue la zona donde se registraron mayores precipitaciones en una provincia que estuvo buena parte del día en alerta naranja y sigue hoy en amarilla

La lluvia fue la protagonista del domingo, pero ni mucho menos como se preveía tras las intensas precipitaciones registradas el sábado en Sevilla y, más aún después de que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) elevara de amarillo a naranja el aviso en prácticamente toda la provincia.

Las predicciones apuntaban a que podían caer hasta 30 litros por metro cuadrado en una hora, pero cuando la alerta volvió a bajar al nivel amarillo (a las seis de la tarde en la Costa del Sol y Guadalhorce; y a las ocho en la Axarquía) el único punto donde se habían alcanzado los 30 litros fue en la Serranía de Ronda, pero sumando el agua acumulada durante toda la jornada, según los datos recogidos en tiempo real en las estaciones de la red Hidrosur de la Junta de Andalucía.

De hecho, el sol llegó a abrirse hueco entre las nubes de forma intermitente a lo largo del día, especialmente en la franja litoral. De momento, Aemet mantiene activo el aviso amarillo hasta el mediodía tanto en la Serranía como en la Costa occidental y la comarca del Guadalhorce, intervalo en el que podrían caer hasta 20 litros por metros cuadrado en una hora. Conforme vaya avanzando la jornada la probabilidad de precipitaciones se irá reduciendo en un comienzo de semana que continuará estable al menos hasta el próximo fin de semana.

La parte occidental de la provincia fue la que más se benefició ayer de estas precipitaciones, que rondaron los 30 litros en el entorno del río Guadiaro, en la Majada de las Lomas y en el paraje de Los Reales. Según los datos de Hidrosur, también llovió con cierta fuerza en municipios de la Serranía como Pujerra (20) o Alpandeire (16), así como en Cañete la Real (14,9) o Cuevas del Becerro (13,6), pero la realidad generalizada en todo el interior de la provincia es que las nubes apenas descargaron con intensidad, como constatan los 7,8 litros recogidos en Ronda o los 6,4 en Málaga capital. A modo de ejemplo, los pluviómetros ubicados en los embalses del Guadalhorce tan solo recogieron 0,8 litros durante todo el día, mientras que el instalado en el pantano de la Viñuela registraron un litro.

Ante este panorama, la situación de los embalses de la provincia se antoja más que preocupante. Los niveles de reservas estaban anoche en un 39,2%, con 24,5 hectómetros cúbicos acumulados cuando la capacidad total es de 617,58. Hace justo una semana eran 246,2; mientras que el año pasado por estas mismas fechas había 347,4 hectómetros cúbicos de agua embalsada.

Desde la Consejería de Medio Ambiente aseguran que a día de hoy hay caudal suficiente para garantizar tanto el abastecimiento humano como el de los regadíos durante todo un año. Eso sí, advirtiendo de que en función de cómo evolucionen los próximos meses se podrían adoptar medidas restrictivas con la idea de guardar recursos para 2018.