Diario Sur

El sueño de volar sobre ruedas

Integrantes de Volando sobre Ruedas en la Carrera de la Prensa de Málaga.
Integrantes de Volando sobre Ruedas en la Carrera de la Prensa de Málaga. / Sur
  • Un grupo de atletas de Mijas y Fuengirola crea una asociación para hacer posible que personas que van en silla de ruedas puedan vivir la experiencia de completar una carrera

Kenneth Iversjö tiene 35 años y es tetrapléjico desde los 20, cuando sufrió un accidente mientras esquiaba en Sierra Nevada. Esto no le ha impedido cumplir el sueño de correr un maratón así como otra media docena más de carreras, gracias al esfuerzo y la solidaridad de su amigo y atleta Claudio Fernández, de 40 años. Con la ayuda de Carlos Moreno, de 35, hace menos de un año construyeron un carro que imita a los que usan los atletas paralímpicos para poder transportar a Iversjö durante las pruebas.

El artilugio les ha costado menos de 300 euros y ahora preparan un segundo para ofrecer la posibilidad a más lesionados medulares o personas con parálisis cerebral de vivir una experiencia como las que ha vivido Iversjö en este año. “Queremos transmitir la idea de que no hay barreras físicas, las barreras están en la cabeza”, asegura el joven mijeño, que tras sufrir el accidente hace 15 años empezó a estudiar la carrera de Psicología. Ahora ejerce como psicólogo especializado en ‘coaching’ y superación personal. Los tres jóvenes mijeños han creado Volando sobre Ruedas, una asociación para ayudar a más personas en silla de ruedas a participar en una prueba deportiva. Cuentan ya con una veintena de voluntarios.

Hijo de padre sueco y madre malagueña, Iversjö confiesa que la idea de participar en un maratón “empezó, medio en broma, tomando unas cervezas con Carlos Moreno y Claudio Fernández”. “Les dije que si serían capaces de ayudarme a correr un maratón y se lo tomaron muy en serio”, asegura. La primera prueba fue la sexta edición de la mítica carrera celebrada en Málaga en diciembre pasado. “Quería bajar de las tres horas, pero en los días previos estuve resfriado y al final hicimos 3 horas y 5 minutos”, recuerda Fernández, que trabaja en una empresa de catering y ha competido en varios Iron Man, maratones y pruebas de ultrafondo.

“Este año vamos a intentar bajar de las 3 horas”, avanza el deportista. Como preparación para la prueba que tendrá lugar en la capital el próximo 4 de diciembre, antes tienen previsto disputar la Media Maratón de Rincón de la Victoria, el 13 de noviembre. Hasta ahora, además de la Maratón de Málaga de 2015, Iversjö y Fernández, con el proyecto Volando sobre Ruedas, han participado en la Media Maratón de Málaga, el pasado abril, la I Carrera de la Prensa (en mayo), una carrera benéfica en Fuengirola (en junio) y la Media Maratón de la localidad costasoleña vecina de Mijas, en septiembre pasado.

Volando sobre Ruedas, en la Media Maratón de Fuengirola.

Volando sobre Ruedas, en la Media Maratón de Fuengirola. / Sur

“Es alucinante vivirlo desde dentro, ver el ambiente tan sano y deportivo que hay, como la gente se ayuda mientras sufre corriendo y como animan a Claudio”, destaca Iversjö. Al proyecto Volando sobre Ruedas se han unido ya también la pequeña Irania, una niña mijeña con parálisis cerebral, a la que ayuda su madre, y Gabi, otro vecino de Mijas con parálisis cerebral, que corrió la Carrera de la Prensa con la ayuda de su hermana Natalia.

“Lo de Claudio Fernández es de admirar, es una proeza lo que hace conmigo, la capacidad de superación, de esfuerzo, de sufrimiento… En la Media Maratón de Fuengirola pinchamos una rueda en el kilómetro 13 y tuvimos que hacer 8 kilómetros más, con lo que supone de sobreesfuerzo para empujar el carro”, recuerda el joven tetrapléjico, que vive en Mijas Costa.

“El principal objetivo es disfrutar todos juntos. Yo como nunca pude correr un maratón es doblemente ilusionante para mí. El otro objetivo es de reivindicación social. Mostrar que una discapacidad no tiene por qué suponer un límite para seguir participando en cosas interesantes en la vida”, destaca Iversjö, que tiene que desplazarse en silla de ruedas desde que sufrió el accidente de esquí en la sierra granadina.

Disfrutar, terminar la carrera con una buena marca e inspirar a la sociedad. Éstos son los retos de este grupo de amigos luchadores. Así que atentos si acuden a alguna de sus dos próximas citas, en Rincón de la Victoria y la capital malagueña, verán a este grupo de amigos cumpliendo un sueño, el de volar sobre ruedas.