Diario Sur

Anticorrupción pide la inhabilitación para el exjefe antidroga de Málaga por narcotráfico

Imagen de la Audiencia Provincial de Málaga.
Imagen de la Audiencia Provincial de Málaga. / Sur
  • En la sentencia se condenaba a un total de 27 personas a penas que sumaban un total de 102 años de prisión por los delitos de pertenencia a grupo criminal, entre otros

La fiscalía Anticorrupción ha pedido que el que fuera jefe del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Guardia Civil sea inhabilitado tras su condena de diez años y medio de prisión por narcotráfico.

El fiscal ha presentado un recurso parcial contra dicha sentencia, dictada el pasado mes por la Audiencia Provincial de Málaga, para que además de la pena de cárcel sea inhabilitado a un mínimo de diez años por narcotráfico, según han informado a Efe fuentes judiciales.

En la sentencia se condenaba a un total de veintisiete personas a penas que sumaban un total de 102 años de prisión por los delitos de pertenencia a grupo criminal, contra la salud pública, falsedad documental, robo con violencia, tenencia ilícita de armas y blanqueo de capitales.

Al exjefe del EDOA se le condenó por dos delitos contra la salud pública y otro de falsedad y fueron absueltos ocho acusados, entre ellos cuatro agentes del instituto armado.

En la sentencia se consideró probado que el exjefe del EDOA, a través de sus confidentes, obtenía datos sobre supuestos hechos delictivos y que, aunque negó su participación en actos ilícitos, su culpabilidad quedó acreditada para el Tribunal.

Según los hechos probados, conocía y consintió dichos actos y como contraprestación a la información obtenía éxito en su carrera profesional.

La vista oral comenzó el 14 de octubre de 2015 y entre los acusados había varios guardias civiles, entre ellos que fuera jefe del EDOA, presuntos traficantes, confidentes y una abogada.

En este procedimiento queda pendiente de juzgar el próximo año a un sargento del EDOA que se fugó en septiembre de 2015 antes de comenzar el juicio y que se tendrá que enfrentar a una petición fiscal de 55 años de cárcel por ser uno de los principales acusados de la trama.

Este exagente, al que le pesaba una orden internacional de busca y captura, fue detenido a finales del pasado agosto en el aeropuerto Madrid, tras aterrizar de un vuelo procedente de México.