Diario Sur

Los endocrinólogos alertan de que la pérdida de bacterias intestinales favorece la obesidad y la diabetes

Los endocrinólogos alertan de que la pérdida de bacterias intestinales favorece la obesidad y la diabetes
/ Fernando González
  • La alteración de esos microorganismos se relaciona con el uso abusivo de antibióticos y el exceso de asepsia en los niños

El intestino de los seres humanos ha experimentado unos cambios en las últimas década que han propiciado la pérdida de biodiversidad. Eso ha supuesto que en la flora intestinal haya menos bacterias. Las últimas investigaciones llevadas a cabo sobre ese asunto asocian la reducción esas bacterias con la aparición de enfermedades como la obesidad, la diabetes o algunas patologías autoinmunes. Así se ha dicho este miércoles en la rueda de prensa de presentación del 58.º congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición. El evento se celebra en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga con la participación de 1.536 especialistas.

El presidente del comité organizador del congreso y jefe de endocrinología de los hospitales públicos de Málaga, Francisco Tinahones, ha explicado que entre los factores ambientales que afectan a la obesidad y la diabetes se encuentra la microbiota (microorganismos o bacterias que hay en la flora intestinal). «En las últimas décadas hemos maltratado a las bacterias intestinales», ha dicho Tinahones. Entre las causas que tienen que ver con la disminución de la biodiversidad del intestino están el uso abusivo de los antibióticos y la asepsia de los niños. El exceso de higiene ha reducido la mortalidad infantil por infecciones intestinales, pero ha impedido que se incorporen al organismo determinadas bacterias que son fundamentales. Otro elemento a tener en cuenta es la reducción de los miembros de las familias, lo que hace que menos personas compartan entre sí bacterias. Como ejemplo de esa disminución, el doctor Tinahones ha indicado que el número de bacterias intestinales de un indígena de una tribu del Amazonas se multiplica por tres si se compara con las de un malagueño.

En el caso de la obesidad, la alteración de la microbiota podría ser responsable de que las personas generen hasta 150 kilocalorías de más en su dieta diaria. Ese hecho explicaría por qué unos individuos engordan más que otros comiendo lo mismo. Otra de las teorías que manejan los endocrinólogos es que las bacterias que se están perdiendo son las que estimulan el sistema nervioso para que se produzca una limitación del apetito tras la ingesta de alimentos.

El doctor Tinahones ha dicho que ya se están llevando a cabo estudios experimentales que consisten en hacer trasplantes de microbiota de personas sanas y delgadas a otras obesas o con diabetes. El año que viene comenzará en Málaga un ensayo de esas características. El proceso pasa por coger heces humanas, separar las bacterias y, tras filtrarlas y aislarlas, introducirlas por vía nasogástrica directamente en el intestino de las personas que las recibirán. No obstante, Tinahones ha precisado que esa no será la solución terapéutica para incrementar las bacterias de la flora intestinal, ya que la mejor alternativa es tomar productos probióticos (alimentos con microorganismos vivos adicionados que permanecen activos en el intestino y ejercen importantes efectos positivos).

Por otro lado, el presidente de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, Manel Puig, ha destacado la importancia de las enfermedades que se atienden en su especialidad. De ese modo, ha puesto de manifiesto que el 30 por ciento de la población española tiene obesidad y que el 13 por ciento de las personas mayores de 20 años son diabéticas, con el agravante de que la mitad lo desconoce. Puig ha asegurado que el congreso que se celebra en Málaga «es histórico y marcará un hito».

El presidente del comité científico del congreso, Antonio Picó, ha recalcado que la obesidad es una enfermedad, por lo que no hay que trivializar ese problema ni culpabilizar las personas que están obesas. «El de la obesidad es un tema complejo, poliédrico», ha añadido el doctor Puig. Por su parte, el doctor Tinahones ha afirmado que no existe una conciencia clara de que la obesidad es una enfermedad, una circunstancia que perjudica a las personas con un exceso de peso. «Hay que acabar con la estigmatización que se aplica a los obesos», ha apostillado el doctor Picó.