Diario Sur

C's critica la poca exigencia de las pruebas físicas para consolidar las plazas de bomberos de la Diputación

Diputación de Málaga
Diputación de Málaga / Sur
  • La formación naranja asegura que se piden marcas inferiores a las competiciones para alumnos de la ESO

  • El PP en Diputación dice que las bases para consolidar plazas de bomberos se ajustan a un decreto de la Junta

El grupo de Ciudadanos en la Diputación de Málaga ha criticado la poca exigencia de las pruebas físicas para consolidar las plazas de bomberos de la Diputación de Málaga, en las que se piden "marcas inferiores" a las competiciones para alumnos de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO).

Así, los diputados provinciales de la formación naranja presentarán una moción al próximo pleno en la que instarán al equipo de gobierno del PP a que las pruebas del proceso de consolidación previsto para los más de 200 bomberos interinos de la provincia cumplan con principios que garanticen la eficacia del servicio. La respuesta de los populares no se ha hecho esperar. Desde el equipo de gobierno del PP se ha respondido que las bases del proceso extraordinario para consolidar plazas de bomberos se ajustan a un decreto de la Junta de Andalucía, concretamente al 160/2006 de 29 de agosto.

Según la formación naranja, las bases publicadas el pasado mes de julio para cubrir algunas de estas plazas rebajan la exigencia de las pruebas físicas "de forma extraordinaria", hasta considerar aptos ejercicios en los que los candidatos lleven a cabo una única flexión. Las marcas que se solicitan son, en ocasiones, inferiores a las que se exigen en competiciones de alumnos de ESO, han recalcado en un comunicado.

Los bomberos interinos que deseen consolidar su plaza deberán, de acuerdo a las bases publicadas el pasado mes de julio, acreditar su aptitud física sólo en tres de los seis ejercicios de los que consta el examen, del que, además, se han retirado las pruebas de natación, que sí estaban en las bases para la consolidación de empleo publicadas por el consorcio en 2011.

Fáciles de superar

En este caso, las marcas fijadas en las bases para ser declarado 'apto' en las pruebas físicas "son mínimas", con lo que todos los candidatos las superarán con facilidad y la balanza se decantará en función de la antigüedad de los aspirantes, han explicado.

Entre las curiosidades de esta nueva oferta pública de empleo, publicada en el Boletín Oficial de la Provincia el pasado 6 de julio, figura el pago de apenas nueve euros por los derechos de examen, cuando en 2011 se exigían tasas que oscilaban entre los 60 y los 90 euros.

Además, en pruebas como el salto de longitud se han rebajado las marcas a obtener entre 30 y 40 centímetros; la carrera de 100 metros que se pedía en 2011 se ha transformado ahora en otra de sólo 50 metros, que en algunos casos, y según la edad de los bomberos candidatos, los aspirantes pueden recorrer incluso en 12 segundos, cuando para los niños de la ESO se exigen marcas en torno a los nueve segundos.

En la prueba de resistencia de 1.000 metros se permitirá además a los aspirantes de más de 49 años llegar una media de 45 segundos más tarde que a los candidatos de 2011. En la prueba de levantamiento de peso los aspirantes de 2016 tendrán que elevar el peso sólo en dos ocasiones, cuando en 2011 el tribunal exigía entre cuatro y siete repeticiones, que contabilizaba en voz alta.

Respuesta del Consorcio de Bomberos

El presidente del Consorcio Provincial de Bomberos, Francisco Delgado Bonilla, ha sostenido que las pruebas físicas para consolidar estas plazas que se piden están recogidas en el citado decreto del Gobierno andaluz por lo que la Diputación "se ajusta a ellas". "Se trata de funcionarios interinos que llevan toda la vida en la Diputación y se sacan estas bases para consolidar las plazas", ha recalcado, aclarando que se trata de tres bomberos que ni siquiera pertenecen al Consorcio puesto que éste se creó en 2008 y estos interinos forman parte de la oferta pública de empleo que hubo en el año 2006.

Delgado Bonilla ha incidido en la necesidad de que el personal de los consorcios de bomberos andaluces pasen a ser funcionarios ya que actualmente "todos son interinos". "Es mi objetivo primero, tengo el interés en consolidar las plazas de estos interinos y dar estabilidad", ha dicho, recordando que en el conjunto de Andalucía son unos 500 bomberos en esta situación.