Diario Sur

Las carreteras de la red provincial de Málaga salen del olvido con un plan para su mejora

Últimos kilómetros de la conexión de Genalguacil con Estepona.
Últimos kilómetros de la conexión de Genalguacil con Estepona. / SUR
  • La Diputación terminará el año con una inversión de nueve millones, la mayor cuantía para actuar en las zonas con peor estado del firme

La conexión de Genalguacil con la Costa del Sol se realiza a través de la carretera denominada MA-8302, sin embargo, los 3,5 últimos kilómetros de la vía que unen el puerto de Peñas Blancas con este pequeño municipio del Valle del Genal no se encuentran asfaltados sino que son un terrizo irregular, sin señalizar y lleno de socavones. Es un ejemplo del mal estado en que se encuentra parte de la red provincial de carreteras, aquellas que son de titularidad de la Diputación. Una situación que el ente supramunicipal pretende paliar en el cuatrienio 2016-2019 con un plan plurianual de mejoras puesto en marcha para saldar la asignatura pendiente con el viario que comunica a los municipios del interior entre sí y a a estos con los centros urbanos.

Firme en mal estado, estrechez de las vías, socavones, desprendimientos, desniveles o falta de arcenes son algunos de los principales problemas que aquejan a las carreteras de la red provincial, que se encuentran en zonas de una difícil orografía y repartidas principalmente en las comarcas de Ronda, Antequera, la Axarquía y el Valle del Guadalhorce. De los 859 kilómetros que son de titularidad de la Diputación, 92,60 kilómetros –el 11% del total– se encuentran en mal estado, según reconoce la propia institución en su documentación, mientras que en 155,25 kilómetros la situación es regular y en los restantes 611,7 kilómetros es bueno.

Al inicio del presente mandato, el presidente de la Diputación, Elías Bendodo, anunció que la mejora de las carreteras –en las que ya se venían trabajando en los años anteriores bajo mandatos de populares y socialistas– iba a ser una prioridad. Y para ello se ha puesto en marcha un plan plurianual que en este 2016 supondrá la inversión de nueve millones de euros. El objetivo, según explicó el diputado de Fomento e Infraestructuras, Francisco Oblaré, es que en cada uno de los cuatro años se actúe en algo más de doscientos kilómetros para «darle un repaso» en la presente legislatura a toda la red viaria, incidiendo «de manera prioritaria» en aquellos tramos de vías que se encuentran en peor estado.

El programa tiene varias líneas de actuación. En primer lugar se encuentra el plan de conservación y mantenimiento que en cada uno de los cuatro años tendrá una asignación de 1,4 millones de euros para actuaciones de vigilancia para preservar las vías con intervenciones en materia de desbroce de márgenes, limpieza de cunetas, bacheos o mantenimiento de taludes. A ello se une el plan de seguridad vial, también dotado con 1,4 millones en cada uno de los ejercicios durante el cuatrienio, para mejorar la señalización –horizontal y vertical–, carteles informativos, balizas y defensas con especial incidencia en la colocación de sistemas de protección de motoristas y, últimamente, para aumentar la seguridad de los ciclistas. Una de las novedades que pretende impulsar la Diputación es mejorar también la seguridad de los peatones que utilizan estas vías (en un buen número de localidades es utilizada por los vecinos para pasear o para dirigirse a sus fincas).

El último terrizo

El tercer eje de actuación son los llamados proyectos específicos y que hacen referencia a las obras de mejora de las zonas en peores condiciones. En este sentido, en los próximos días está previsto que se inaugure el acondicionamiento de la travesía de Rincón de la Victoria en la zona de Añoreta que une con la carretera de Macharaviaya; la vía que une El Trapiche en Vélez-Málaga con el Parque Tecnoalimentario –cuyos trabajos han incluido el ensanche de un puente y de la propia vía–, una obra muy demandada por los agricultores para facilitar el paso de grandes camiones; y la vía que une Estepona con Genalguacil, que pondrá fin al considerado último tramo sin asfaltar de las vías malagueñas.

Antes de final de año el departamento de Fomento e Infraestructuras, según añadió Oblaré, tiene previsto adjudicar varias actuaciones de mejoras de vía como las de la carretera que une Moclinejo con el cercano núcleo de El Valdés; la vía que enlaza Benamargosa con Riogordo; la que va desde Arriate hasta el Puerto del Monte; la que une la antigua nacional 331 con Villanueva de Algaidas o la que va desde Casabermeja a la A-7075.

Para ayudar a mejorar las conexiones con el Caminito del Rey, un atractivo turístico de primer nivel tras la actuación de mejora desarrollada por la Diputación, se van a acometer varias actuaciones. Habrá una partida de 246.000 euros para la carretera que va desde Ardales a El Chorro; se destinarán 491.000 euros para la vía que va desde el Valle de Abdalajís a Las Angosturas; y se actuará en la carretera que llega hasta las ruinas de Bobastro en el término municipal de Ardales, según detalló Oblaré.