Diario Sur

Así es el turista del 'superverano' del 16

gráfico

Un grupo de turistas se dirige hacia el Centro de Málaga, con sus maletas, en busca del alojamiento. / Salvador Salas

  • Bajo los registros históricos, las cifras pequeñas dejan claro que ha sido el turismo internacional el salvavidas de esta temporada alta

  • El freno en la recuperación del turismo español, con bajadas de diez puntos en la demanda hotelera, advierte de un cambio de tendencia

E l ‘superverano’ del 16 toca a su fin y bajo elocuentes titulares como que el pasado agosto ha sido el mejor mes de la historia de la Costa del Sol, las cifras pequeñas de las estadísticas dibujan un panorama en el que convierten al turista inglés, que viaja en aerolíneas de bajo coste y se hospeda en hoteles del litoral, en el protagonista y artífice de esta temporada de récord. Un verano que despeja el horizonte, abre nuevas incógnitas e invita a pensar que ha llegado la hora de planificar para gestionar el éxito. Para ello es interesante saber quiénes han elegido la Costa y quiénes se han resentido, cómo viajan, dónde se alojan y hacia dónde se dirigen los turistas una vez en el destino. Las cifras hablan por sí solas, y dicen mucho.

La primera lectura es que la Costa pasa página a un verano para enmarcar gracias al marcado acento internacional de los viajeros que han dado vida al negocio turístico. Sobre todo, al impulso del mercado inglés, que pese a ser el principal cliente extranjero y a suponer un volumen de 3,7 millones de pasajeros aéreos en lo que va de año, crece a ritmo de un 18% en el verano. A nadie se le escapa que este tirón es difícil de conseguir cuando las cifras de llegadas son tan importantes. Tanto que los aeropuertos de Londres Gatwick, con un movimiento de 812.278 viajeros hasta agosto, y Manchester lideran el ranking de conexiones aéreas con mayor número de viajeros en la infraestructura aérea de Málaga, según los datos de Aena.

La llegada de cruceristas este verano a Málaga se ha disparado casi un 100%.

La llegada de cruceristas este verano a Málaga se ha disparado casi un 100%. / SUR

Siguiendo con el escenario internacional, las estadísticas advierten también del protagonismo de los Países Bajos, que se consolidan como la cuarta fuerza internacional con crecimientos medios en la temporada del 30%. Como curiosidad de este panorama extranjero conviene apuntar que los viajeros de Estados Unidos alojados en los hoteles se han convertido en el octavo mejor cliente. En esta recuperación de los turistas norteamericanos, que en los inicios turísticos de la Costa fueron muy importantes, ha sido fundamental la ampliación del vuelo diario de Delta Airlines que conecta Málaga con Nueva York.

Estos éxitos evidencian que el turismo extranjero ha sido el salvavidas de una temporada en la que el viajero español ha dejado de ser el artífice del crecimiento para pasar a registrar descensos superiores a diez puntos en las reservas hoteleras, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta caída contrasta con un aumento medio del 11% de viajeros internacionales a los establecimientos hoteleros en el verano, con picos de hasta un 17% en el mes de julio. ¿Por qué se ha frenado la recuperación del mercado nacional? Varias son las teorías que barajan los profesionales del sector y éstas van desde la preferencia por otros tipos de alojamiento a que la ausencia de ofertas ha pasado factura en un verano en que los hoteles han visto aumentar en torno al 10% los ingresos medios por habitación disponible, superando éstos a la media andaluza y nacional. De ahí que el turismo español no se haya resentido en el conjunto de destinos andaluces.

Entre los nacionales que han elegido la Costa, y que este verano no han tenido tantas oportunidades de visitarla en escapadas de fin de semana porque la alta ocupación ha dificultado las reservas solo de viernes a domingo, el acento mayoritario era el andaluz, seguido del madrileño. Y es que la conexión de Alta Velocidad de Renfe ha convertido a Málaga en la playa de los habitantes de la capital de España. La compañía ferroviaria ha traído en AVE desde Madrid a casi 600.000 viajeros hasta agosto.

El aeropuerto, el gran surtidor de viajeros a la provincia.

El aeropuerto, el gran surtidor de viajeros a la provincia. / SUR

Las estadísticas advierten también de un cambio de tendencia entre los viajeros nacionales, con una mayor preferencia por alojarse en apartamentos turísticos. Estos negocios han visto crecer la demanda de familias y parejas del país, aunque en unos porcentajes que distan de la bajada que han experimentado los hoteles en este mercado. Este tipo de alojamiento en auge ha sumado ya este verano más de 2,2 millones de pernoctaciones, aún lejos de casi 7,4 millones que generan los hoteles. Más de 365.000 turistas, tanto españoles como extranjeros, han optado por esta modalidad entre junio y agosto, experimentando un crecimiento de la demanda superior al de los hoteles. Ambos alojamientos, más los Campins, viviendas de uso turístico y rurales han proporcionado un negocio que supera los diez millones de estancias en tres meses.

Por aire, mar y tierra han recalado millones de viajeros, destacando el avión como medio de transporte que desplaza a la gran masa de viajeros. Más de 5,6 millones de turistas surtió el aeropuerto de Málaga a la Costa entre junio y agosto, casi un 14% más que el verano pasado. Para hacerse una idea de la actividad registrada basta señalar que el tránsito de estos tres meses supone la mitad de los movimientos contabilizados hasta agosto. De nuevo las estadísticas aportan detalles que conforman el perfil del turista que pasa sus vacaciones estivales en la provincia malagueña: las cuatro aerolíneas más importantes en volumen de viajeros son de bajo coste y han movido 5,8 millones de turistas en ocho meses. Es decir, la mitad del tráfico aéreo de Málaga se concentra en Ryaniar, Easyjet, Vueling y Norwegian.

De estos aviones se bajan unos turistas que recalan en el destino con un presupuesto de viaje que supera los 950 euros y que gastan una media diaria, por persona, en el destino de en torno a los 50 euros, según Turismo Costa del Sol.

La mayoría de ellos prolonga sus vacaciones 4,1 días. Tres puntos turísticos de la provincia destacan por registrar el mayor volumen de pernoctaciones, de viajeros y de estancia media. El INE señala a Torremolinos, que concentra casi el 40% de la oferta hotelera del litoral, como el gran foco de atracción de más de 111.000 viajeros alojados en hoteles de media al mes en esta temporada alta y con un volumen de pernoctaciones que superó las 636.000 en agosto, del 1,7 millones totales en la provincia. El INE destaca también a Benalmádena como municipio de la Costa donde los turistas permanecen más días, por encima de las seis jornadas tanto en junio, julio como en agosto. Marbella es el otro punto turístico clave de la provincia, tanto por su oferta de lujo como por el volumen de negocio que genera.

En este repaso de los pequeños detalles de este gran verano hay que destacar también que el puerto de Málaga ha comenzado a romper con una estacionalidad en el sector de cruceros que concentraba las llegadas de estos turistas entre los meses de abril y mayo y octubre y noviembre. El salto ha sido olímpico, con un aumento del 100%. Además, el puerto ha pasado de recibir 781 cruceristas que embarcan y desembarcan en la ciudad entre junio y agosto de 2015 a registrar casi 30.000 en este mismo periodo del presente ejercicio. Crecer como puerto base supone que estos pasajeros gastan más en el destino y suelen reservar una estancia hotelera. La operativa de Thomson Cruises, que se prolonga hasta octubre, ha sido clave en este despegue.

Septiembre promete engordar el global de los registros y octubre arranca también con fuerza. La siguiente incógnita a despejar es si la Costa pasará página a la estacionalidad.