Diario Sur

El curso en La Consula y La Fonda arranca con la ilusión y la confianza en que se recupere la normalidad

El curso en La Consula y La Fonda arranca con la ilusión y la confianza en que se recupere la normalidad
/ Fernando González
  • Esta mañana se han incorporado a las aulas los alumnos de primero de cocina y los de segundo de los dos itinerarios, en las escuelas de Málaga y Benalmádena

Día de ilusión en el palacete de Churriana. Los 69 alumnos que se incorporaron ayer a las aulas de la escuela de hostelería de La Cónsula llegan con los ánimos muy altos y confiados en que este será el curso en que este prestigiosa escuela recuperará la normalidad perdida hace tres o cuatro años cuando comenzaron los problemas en estas escuelas. Hoy se han incorporado los alumnos de segundo (22 de cocina y 22 de servicio) y los de primer curso del itinerario de cocina. Los de primer curso de sala comenzarán el curso el próximo lunes 26. Ese día se un acto de bienvenida a los alumnos de La Fonda, similar al que se ha desarrollado esta mañana en La Cónsula.

El delegado de Empleo, Mariano Ruiz, y el director general de Formación para el Empleo, Manuel García, se han dirigido a los alumnos para darles la bienvenido al centro y también la enhorabuena por haber sido elegidos entre los más de 400 aspirantes. El delegado valoró también el esfuerzo del profesorado, cuya ayuda ha sido “imprescindible par que veamos de nuevo la luz”. Y a los alumnos dijo que “saldréis perfectamente preparados, al máximo nivel”, para lo que reclamó también la implicación y el esfuerzo de cada uno de ellos.

Manuel García también se refirió al esfuerzo del personal de la delegación y del Servicio Andaluz de Empleo para llegar a este momento de la apertura de un nuevo curso con normalidad.

Los alumnos empezarán a estudiar Prevención de Riesgos Laborales, Seguridad e Higiene y técnicas de manipulación de alimentos. Y en las próximas semanas se incorporarán a las concinas. Pero el restaurante al público aún no tiene fecha de apertura, aunque el delegado de empleo y director provincial del SAE, organismo del que depende las escuelas de hostelería, ha asegurado que se trabaja para que sea “cuanto antes”. Y es que entiende que esta ‘aula de prácticas’, (como indica que se debe llamar propiamente al restaurante) es esencial para la formación de los alumnos.

Cansados

Los alumnos de segundo se incorporan a las aulas “cansados”, después de estar todo el verano trabajando. Todos los alumnos han tenido trabajo este verano, “y más que hubiéramos tenido, los restaurantes y hoteles no dejaban de llamarnos porque se habían desbordado las previsiones y necesitaban más personal del previsto inicialmente”, ha explicado un profesor.

De hecho, algunos siguen aún trabajando, contratados para reforzar los fines de semana en los hoteles en los que han estado este verano.