Diario Sur

Solo la mitad de las niñas se vacunan para prevenir el cáncer de cuello de útero

Imagen de archivo de una chica que es vacunada contra el virus del papiloma humano.
Imagen de archivo de una chica que es vacunada contra el virus del papiloma humano. / SUR
  • Expertos apuestan por llevar la vacunación a los colegios para aumentar en Andalucía la cobertura contra el virus del papiloma humano entre las adolescentes

El porcentaje de adolescentes malagueñas que se vacunan contra el virus del papiloma humano (VPH) para prevenir un cáncer de cuello de útero es bajo si se compara con el existente en otras comunidades españolas. Andalucía está a la cola en esa vacunación, con un porcentaje que apenas supera el 50 por ciento, cuando en Navarra, el País Vasco y La Rioja más del 90 por ciento de las niñas se ponen la vacuna, según dijo a este periódico el profesor de la cátedra de ginecología de la Facultad de Medicina de Málaga y miembro del comité nacional y andaluz de expertos del VPH, Andrés Carlos López Díaz. Ese virus es el causante del cáncer de cuello de útero y de otros tipos de tumores como los de ano, vulva, vagina y orofaríngeo. Cada año, se registran en España más 2.000 cánceres de cuello de útero que provocan unas 800 muertes, indicó el doctor López Díaz. La vacunación contra el VPH también protege contra las verrugas genitales.

La vacuna se pone en Andalucía en los centros de salud de forma gratuita a las adolescentes que tienen entre 12 y 14 años. Para ello, los padres de las niñas sólo tienen que solicitarlo. Pese a la gratuidad, la cobertura de ese medicamento biológico contra el VPH es sensiblemente inferior a otras vacunas en Andalucía. Hay expertos que consideran que esa vacunación debería llevarse a cabo en los colegios en vez de en los centros de atención primaria, ya que se ha comprobado que el número de chicas vacunadas contra el VPH en las comunidades donde se aplican las dosis en los centros educativos es mucho mayor. A pesar de las campañas informativas que se realizan para explicar el beneficio de recibir las dosis, la cobertura de vacunación entre las adolescentes andaluzas no aumenta lo que debería, reseñó el profesor de la cátedra de ginecología de la Facultad de Medicina de Málaga.

Por contra, sí ha habido un incremento de vacunaciones en mujeres de 20 años en adelante. En esos tramos de la vida la vacuna ya no es gratuita. De hecho, Málaga está a la cabeza de Andalucía en la cifra de féminas que se vacunan a partir de la citada edad. Es recomendable inocularse contra el virus del papiloma humano hasta los 45 años. La vacuna es segura y eficaz incluso hasta los 80 años, dijo el doctor López Díaz. No obstante, este experto dejó claro que si una mujer, a los 60 años no ha sufrido un cáncer de cuello de útero, difícilmente ese tumor se manifestará ya.

El precio de la vacuna es elevado. En función de que se elija la de dos dosis o la de tres, el importe oscila entre 360 y 465 euros. «Ese dinero no está al alcance de todo el mundo y hay que desembolsarlo en seis meses, que es el plazo en que se ponen las dosis», señaló López Díaz. Por tanto, un  reto es conseguir que los laboratorios que fabrican y comercializan ese producto biológico rebajen el precio de venta, lo que facilitaría que más personas pudiesen acceder al medicamento que protege contra el VPH.

Cien millones de dosis

El carecer de dinero para hacer frente al importe de la vacuna trae consigo que algunas mujeres reciban la primera dosis, pero no completen el tratamiento. En todo el mundo se han puesto ya más de cien millones de dosis, en su mayoría a mujeres, aunque también está indicado la vacunación para a la población masculina, sobre todo en los casos en que esos hombres son pareja de una mujer que tiene el VPH.

El doctor López Díaz destacó que la vacuna es segura, eficaz y apenas presenta efectos secundarios, que, si surgen, son muy leves. «Hay que desterrar una serie de ideas que hay contra esta vacuna y que no son más que bulos, afirmó este experto.

Andrés Carlos López Díaz significó que la prevalencia del VPH es elevada en mujeres menores de 25 años. A partir de esa edad, el virus se elimina solo, sin que deje rastro, en un 90 por ciento de ocasiones, por lo que solamente hay que hacer un seguimiento al 10 por ciento restante para prevenir un cáncer de cuello de útero. El tabaco es un factor muy importante, desde un punto de vista negativo, que retrasa la desaparición del VPH. Así pues, las personas fumadoras tardan más en verse libres del virus. El profesor López Díaz precisó que el contagio en los hombres es más sencillo, pero con la ventaja de que también lo eliminan más fácilmente.

Además de propiciar el cáncer de cuello de útero y otros tipos de tumores, el VPH es el causante de la aparición de verrugas genitales que son muy molestas y que suelen quitarse con el uso del láser.

Temas