Once municipios sufren ya problemas de agua en las comarcas Norte, Guadalteba y la Axarquía

Vecinos de Fuente de Piedra acarrean garrafas de agua.
Vecinos de Fuente de Piedra acarrean garrafas de agua. / Javier Lara
  • La sobreexplotación de los acuíferos, tanto para consumo humano como para agricultura; unido a la falta de lluvias está afectando al suministro

Lo ocurrido con la Laguna de Fuente de Piedra, donde este año no criarán los flamencos por la falta de agua, no es ni mucho menos una circunstancia aislada. La sobreexplotación de los acuíferos, tanto para consumo humano como para agricultura; unido a la falta de lluvias está afectando ya al suministro en una decena de municipios del interior de la provincia, cuyos ayuntamientos tienen problemas para abastecer a la población durante los meses de verano. Fuente de Piedra es, precisamente, el que sufre los cortes más graves; pero en este grupo también están incluidos, en menor medida, otros núcleos de las comarcas Norte (Nororma), Guadalteba y la Axarquía.

Este problema ya fue advertido meses atrás por Bartolomé Andreo, catedrático de Geodinámica Externa y director del Centro de Hidrogeología de la Universidad de Málaga (UMA). En un informe publicado por la Academia Malagueña de Ciencias, el investigador puso de relieve que numerosos recursos subterráneos, de los que se nutren los vecinos del interior, están siendo explotados por encima de sus posibilidades, y hay riesgo de que se agoten si no se modera la extracción. Además, algunos tienen una elevada salinidad y sufren episodios puntuales de contaminación por nitratos y biocidas procedentes de la agricultura. El experto recomienda un control urbanístico, para evitar un crecimiento desproporcionado de la demanda; así como definir perímetros de protección de las captaciones.

De momento, en lo que va de verano, Fuente de Piedra ha superado ya un mes desde que el agua fue declarada no apta para el consumo humano, debido a altos niveles de salinidad. Ante esta situación, el Ayuntamiento está suministrando todos los martes y viernes agua potable a través de camiones cisterna. El Consistorio junto con la Junta de Andalucía buscan una solución y estudian la posibilidad de construir un tercer pozo, ya que de los dos existentes, uno está seco y el otro es el que aporta agua no potable.

En Casabermeja, el casco urbano no ha sufrido cortes, pero sí han tenido problemas en algunos diseminados rurales donde también han tenido que abastecer con cubas. Los niveles de extracción del agua en el pozo que comparte con Colmenar se han reducido con respecto al año pasado. El Ayuntamiento ha emitido un bando pidiendo concienciación.

En Villanueva de la Concepción, el suministro se ha cortado puntualmente varias noches, pero se espera que el problema sea mayor en agosto, ya que, según el alcalde, Gonzalo Sánchez, el pozo da menos recursos de los que se consumen en verano, cuando crece la población. Almogía tiene numerosos núcleos rurales y algunos de ellos también están sufriendo cortes.

Mientras, en Villanueva del Rosario y Teba también hay cortes puntuales, aunque la causa en este caso está en las averías en la red de suministro, que es muy antigua.

Sin agua para los diseminados

En la Axarquía, la peor parte se la llevan los vecinos de los diseminados rurales en suelo no urbanizable  (donde reside el grueso de la población extranjera), para los que en muchos casos se está dando agua sólo en días alternos. Así ocurre en Cómpeta, donde en enero se agotó una de las dos captaciones existentes.

En el caso de Colmenar, la falta de presión la están combatiendo con camiones cuba para tener el depósito con el nivel de agua suficiente. Los problemas han coincidido con el descenso del pozo del que se abastecen, el de la Fresneda, que comparten con Casabermeja.

Mientras, en Sayalonga, nuevamente los vecinos que residen en el campo sólo recibe agua un día sí y otro no. Y en Arenas, estos mismos pobladores de diseminados tienen cortada el agua en horario nocturno.

El agua con el que se abastece a este municipio está situado en la Fábrica de la Luz, en Canillas de Albaida, aunque este último cuenta con otro nacimiento. En verano, cuando aumenta la demanda, el depósito no alcanza el nivel suficiente para que Canillas de Albaida suministre a los diseminados (Puerto de la Carbonera, Eriales, Guzmán y Fogarate) y es en ese momento cuando surgen los problemas, porque el agua a Arenas y Sayalonga llega con menos caudal.