«No queremos que este movimiento ciudadano se politice»

v
v / Francis Silva
  • Ana Ferrer, impulsora de la Plataforma Ciudadana Bosque Urbano de Málaga

  • Tras recabar más de 20.000 adhesiones en Change.org la plataforma recogerá firmas en los barrios para un bosque en los terrenos de Repsol

Cuando Ana Ferrer y su pareja Javier López lanzaron una iniciativa a través de Change.org para convertir los terrenos de Repsol en un bosque urbano jamás imaginaron que su gesto tendría tanta repercusión como para provocar que el proyecto residencial que contempla cuatro grandes torres de pisos esté más en el aire que nunca, pendiente de una consulta popular. Organizadora de eventos culturales y voluntaria en varias ONG, esta joven malagueña se muestra convencida de la movilización ciudadana irá a más para conseguir ese pulmón verde que tanto necesita una de las zonas más masificadas de toda Europa.

–¿Se imaginaba que llegaría a intervenir ante el pleno del Ayuntamiento para defender su propuesta?

–Para nada. Soy de esas personas que evitan la exposición al público, pero curiosamente en menos de un mes me ha tocado hablar ante dos públicos muy diferentes, primero defendiendo mi tesis doctoral y luego como vecina para pedir un gran bosque urbano en los terrenos de Repsol.

–¿Cómo surge vuestra iniciativa?

–Soy vecina y suelo pasear por la zona con mi pareja, Francisco Javier. Un día, hablando del tema, no recordábamos qué había pasado con el proyecto de las torres, así que buscamos por el móvil y nos sorprendimos al ver que la mayor parte pertenece al Ayuntamiento, y entonces vimos que había una posibilidad real de cambiar las cosas y hacer un gran parque.

–Eso fue a comienzos de enero. Desde entonces suman más de 20.000 firmas y han generado todo un debate político ¿Esperaban tanta repercusión?

–Ni mucho menos.

–Y ahora, ¿hasta dónde piensan llegar?

–Como hemos recibido tantos apoyos y cada vez se está ofreciendo más gente a colaborar para informar en los barrios, hemos constituido una plataforma en la que contamos con arquitectos y geógrafos para que nuestra propuesta no sea utópica. Vamos a explicar nuestra propuesta a los malagueños y pronto iniciaremos una recogida de firmas en todos los barrios porque esto es un proyecto para toda Málaga.

–¿Les han llamado muchos políticos?

–La verdad es que sí, para ofrecerse a apoyarnos. Pero en ese sentido lo tenemos muy claro, no queremos que este movimiento ciudadano se politice.

–¿Qué le parecen las distintas propuestas que los partidos han puesto sobre la mesa?

–Con tanto apoyo como hemos recibido nos sentimos muy respaldados, así que no nos vale ese conformismo de dejar al menos una de las cuatro torres. Evidentemente, todo lo que sea ganarle metros al bosque será estupendo, pero no queremos que sea un regateo. Pedimos algo muy realista que se puede hacer si realmente hay voluntad.

–En la Gerencia de Urbanismo cifran en hasta 155 millones el coste de renunciar al proyecto residencial y destinarlo todo a zonas verdes.

–Los profesionales con los que hemos contactado en la plataforma nos dicen que esos precios eran los de antes, no los de ahora. El problema está en que evidentemente, el beneficio económico de un bosque es mucho menor que el de hacer viviendas, pero sí que es enorme el beneficio al bienestar de los ciudadanos.