Diario Sur

Una trilliza busca a sus otras dos hermanas nacidas en el Carlos Haya de Málaga

Siempre ha estado convencida de que sus hermanas fueron separadas de su lado al nacer
Siempre ha estado convencida de que sus hermanas fueron separadas de su lado al nacer / SUR
  • Catalina, María de los Dolores y Marina Osorio vinieron al mundo el 27 de julio de 1975, pero solo la primera de ellas salió de aquel hospital

Siempre ha estado convencida de que sus hermanas fueron separadas de su lado al nacer. Fueron las primeras trillizas de Málaga según los periódicos de la época: Catalina, María de los Dolores y Marina Osorio. "La madre se encuentra en perfecto estado de salud, al igual que las recién nacidas" se podía leer. Todas nacieron en el Hospital Carlos Haya el 27 de julio de 1975, de parto natural. Todas vivas, pero sólo Catalina saldría de aquel hospital. A sus padres Manuel Osorio y Milagros Núñez les comunicaron que habían muerto. Ellos estaban convencidos, como a lo largo de todos estos años, de que fueron entregadas (al menos una de ellas) en adopción.

"Al menos una de ellas está viva, lo sé", sentencia con la voz quebrada Manuel. Cuando le comunicaron la segunda de las muertes, pidió ver el cuerpo de la pequeña. "Sólo me enseñaron una caja cerrada y, por cómo la manejaban, ahí dentro no había nada". Esa es la primera corazonada de unos padres que aunque tiene otras dos hijas además de Catalina, necesitan saber qué pasó con Dolores y Marina. "Al menos esa está viva", insiste. Curiosamente Catalina, llamada cariñosamente Trelly por ser trilliza, fue la única que salió del Carlos Haya cuando "en la incubadora resultó ser la más chica", dice Manuel. Las muertes de las dos pequeñas eran comunicadas a las cuatro y cinco semanas.

Porque sus padres llevan cuatro décadas de incertidumbre, los mismos que Trelly Osorio ha estado dando vueltas a su cabeza, ha llegado su momento de aclarar las cosas. "Estoy convencida de poder encontrarlas. Siempre lo he sabido, pero 40 años son ya suficientes". Desde su peluquería, en Soliva, ha iniciado una particular cruzada que ha saltado de su muro de Facebook a los medios de comunicación. Las dos pequeñas fueron oficialmente enterradas en el Cementerio de San Rafael, ya desaparecido. "Mi madre lleva toda la vida soñando con sus hijas", dice Trelly y, aunque Milagros tiene más hijos, nada mitigará el dolor de aquella pérdida.

Trelly también ha compartido su foto de pequeña.

Trelly también ha compartido su foto de pequeña.

"Sería una alegría inmensa, que pudieran venir aquí, porque esta es su casa", dicen unos padres que no pierden la esperanza. Debe haber un sexto sentido que une a los mellizos, a los trillizos. Trelly tiene una espina clavada que se piensa sacar porque tiene "ese presentimiento". Desde hace dos años se ha propuesto hallar a María de los Dolores y Marina. Sus padres nunca le ocultaron una historia terrible que, de una forma u otra, está próxima a escribir su último capítulo.