El ‘zorro plateado’ de Málaga deja las calles

Francisco Martos posa con sus compañeros en el homenaje sorpresa /
Francisco Martos posa con sus compañeros en el homenaje sorpresa
La mirilla

El inspector de la Policía Local Francisco Martos se jubila al cumplir 65 años

Emilio Morales
EMILIO MORALESMálaga

El ‘zorro plateado’ deja las calles. El inspector Francisco Martos se retira y ya no volverá a recorrer la ciudad al lado de su inseparable compañero y amigo José Pérez, el conductor del coche patrulla de la Policía Local desde el que vigilaban la noche. Juntos eran ‘Óscar 60’, el último indicativo policial que utilizaron. Mientras Málaga dormía, ellos velaban por la seguridad de sus vecinos.

Francisco Martos, Paco para sus amigos, es conocido como el ‘zorro plateado’ por su espesa barba blanca y, sobre todo, por su astucia. El apodo, curiosamente, se lo pusieron los compañeros de la Policía Nacional, el Cuerpo hermano que, con Martos al mando, era más hermano que nunca. «En la calle no hay rivalidades, solo hay compañeros», se le escuchaba decir a Paco en cualquier noche de patrulla. En su turno, la coordinación entre policías no era un objetivo ni una frase hecha; era una realidad.

Pese a su buen olfato, no se olió la encerrona. Su compañero José, que mira al ‘zorro’ con la admiración que el alumno aventajado profesa al maestro, que es casi un padre, empezó a prepararle hace tiempo, en secreto y sin hacer ruido, un almuerzo-homenaje en el Ventorrillo Santa Clara. Se celebró el viernes y, lo que empezó siendo una iniciativa de un puñado de amigos en un grupo de whatsApp, acabó congregando a casi un centenar de personas. «Al final, casi tenemos que hacerlo en el estadio de La Rosaleda», bromeaba alguno de los asistentes ante la acogida popular del homenaje. No faltaron compañeros de diferentes épocas –sobre todo los de su promoción– de la Policía Local de Málaga y una nutrida representación de la Policía Nacional, donde es querido y respetado. Ni siquiera pudo echar de menos las caras conocidas que le han acompañado este año, ya que incluso algunas de las patrullas que se encontraban de servicio decidieron aparecer en el evento unos minutos para mostrarle su cariño. El almuerzo transcurrió de manera distendida y cariñosa, y poco a poco fueron llegando las sorpresas y los regalos, que llevaron consigo palabras de afecto de compañeros, amigos y mandos como los intendentes mayores Juan Ferrer o José María Martínez, que le entregaron una placa y un reloj, objetos que, más allá de su valor, representan el respeto y admiración de sus compañeros. Solo es necesario leer la placa: «Gracias por ser como eres».

Francisco Martos, Paco para los amigos, dijo adiós de este modo a 35 años de servicio público, 25 de ellos en el turno de noche. Atrás deja más de 3.000 detenidos, decenas de felicitaciones públicas de la Policía Local, dos del Pleno del Ayuntamiento, otras dos de la Guardia Civil y una cruz al mérito policial con distintivo blanco concedida por la Policía Nacional, la primera que este Cuerpo concedía a un policía local.

Fotos

Vídeos