Zorrilla expone el deterioro de la «insulsa» plaza de Camas

Ramos, Arrabalí y Zorrilla muestran los maceteros de diseño oxidados de la plaza de Camas. /P. R. Q.
Ramos, Arrabalí y Zorrilla muestran los maceteros de diseño oxidados de la plaza de Camas. / P. R. Q.
La Casona del Parque

Los dos ediles de IU reciben las quejas de vecinos y comerciantes por la falta de sombra, la oxidación de los maceteros y la ausencia de vegetación

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Plaza de Camas. Mediodía. El Lorenzo cae a traición. Los arboles, que están encima de los maceteros de diseño (que hacen zig zag en forma cuadrangular con inclinaciones), han agarrado como se esperaba, pero son del todo insuficientes para generar sombra a su alrededor. Una copa cada diez-quince metros. La realidad: estas plataformas con césped están colonizados por los perros. Los dueños les esperan pacientemente abajo mientras que los canes se lo hacen a placer. Su particular prado. «Yo cuando veo a los extranjeros que se tumban al sol en césped no sé cómo decirles a los pobres dónde se están tumbando; que lo hacen en un meadero y cagadero de perros», explica sin rodeos Inés Montero, empleada de ‘Tu juguetería erótica’ al portavoz de IU-Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, que en esta jornada visita a comerciantes y vecinos de la plaza de Camas con la edil Remedios Ramos y el técnico de la formación David Arrabalí. «Está fea y sucia; esa es la verdad», concluye a su lado Pilar Monserrate, que escucha acompañada por Susana Rey.

Zorrilla asiente con la cabeza y subraya que son precisamente las quejas de los vecinos y comerciantes las que les han hecho llegar hasta la plaza, «que siendo amplia podría ser un espacio emblemático de Málaga, pero es insulsa. No tiene alma», añade.

Los comerciantes de la aledaña y muy transitada calle Fernán González que se une con la calle Especería son los que más protestan. Les cambiaron unas farolas preciosas de principios de siglo XX por unos focos de luz que por la noche provocan que «sea la boca de un lobo, y aquí estamos solas», explica Paloma Moreno, de El desván de Lili.

Enfrente salen al encuentro los propietarios de la tienda ‘Veganized. Non toxic fashion’, que es un curioso comercio de ropa ecológica y orgánica. Melanie Trocoli y Ulrich Mueller explican que a la calle le falta de luz y muchísima limpieza. Y se suman a sus compañeros de otras tiendas para pedir que los contenedores de Fernán González, justo al inicio de la calle, se pongan en una paralela interior porque están siempre llenos de basura, generando residuos líquidos (lixiviados)y dando una imagen muy mala a los pequeños comercios y restaurantes de la zona. «Estamos muy ilusionados con nuestra tienda, pero lo cierto es que el Ayuntamiento no nos ayuda nada», subraya Mueller.

Zorrilla, una vez escuchadas todas las quejas, subraya que la plaza, pese a la remodelación, sigue siendo un despropósito que no le gusta a nadie y que no conecta con nadie. «Está falta de encanto, con los maceteros oxidados, faltan árboles, y por tanto sombra; las pérgolas no tienen la funcionalidad propia de dar cobijo a los viandantes, y la zona de juegos de los niños durante el día por el calor es imposible de usar. Hay que repensar este espacio de nuevo, que no ha quedado como esperábamos, esta no es la plaza que queríamos», subraya, diciendo que presentará una iniciativa en la comisión de Urbanismo para abordar de nuevo este espacio urbano «inacabado».

De la Torre se interesa por el WhatsApp de Dani Pérez

El alcalde Francisco de la Torre se interesaba ayer por el nuevo sistema de comunicación WhatsApp que el portavoz muncipal socialista Dani Pérez ha puesto en marcha para comunicarse con todo aquel que lo desee (664 619 287) . El regidor suele ser accesible y no es difícil verle en peregrinación desde su despacho, en la planta noble de la Casona, hasta el baño, del que media un largo pasillo, para observar que hace más paradas que los tronos en la calle Larios. Es decir, atiende las preguntas de periodistas, de vecinos, de otros compañeros políticos. En fin, que su salida a ese lugar obligado, y perdonen lo escatológico, requiere de más minutos de los seguramente estipulados.

Pero lo cierto es que De la Torre no tiene WhatsApp (sí SMS); por eso preguntó abiertamente a Pérez sobre esta herramienta. El portavoz socialista ha recibido en dos días unos 80 mensajes y algún gracioso le ha recordado que el WhatsApp tiene un negro famoso. Eso tienen las comunicaciones abiertas y directas: que pueden serlibres, muy libres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos