Eduardo Zorrilla: «El alcalde vive en un estado de prórroga y no hace más que postergar decisiones»

Eduardo Zorrilla, en la cubierta del Ayuntamiento. /Sur
Eduardo Zorrilla, en la cubierta del Ayuntamiento. / Sur

Portavoz de Málaga para la Gente en el Ayuntamiento de Málaga. El portavoz de izquierdas considera que la ciudad vive un momento «crucial» e insiste en la importancia de abrir un debate sobre el modelo urbanístico

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

A pesar de contar sólo con dos concejales en la corporación municipal (él como portavoz y Remedios Sánchez como segunda de a bordo), Eduardo Zorrilla se ha convertido en un ‘azote’ nada menor para el equipo de gobierno cuando se trata de debatir grandes asuntos urbanísticos, y por tanto de ciudad. El Astoria, el parque de Repsol o el hotel de Hoyo de Esparteros son asuntos fijos en su rosario de quejas y así lo hace constar en el pleno cada vez que puede. Y muchas de las veces –ojo– sumando a la mayoría de la oposición a sus tesis. Para Zorrilla, tan importante es la forma como el fondo, y defiende a capa y espada que además de desbloquear esos proyectos hay que llegar a un debate más profundo: el del uso de lo público. Y en esa línea de denuncia, avisa, seguirá este nuevo curso político.

¿Cómo lo afronta?

–Con ilusión y con fuerzas renovadas. Estamos en un momento crucial en la ciudad, con un gobierno municipal estancado en los últimos años y además con la incertidumbre de la continuidad o no de un alcalde que vive en un estado de prórroga y que no hace más que postergar las decisiones importantes para la ciudad.

Muchos dicen, sobre todo del lado de la oposición, que esta situación ‘de salida’ del alcalde está afectando a los grandes proyectos de ciudad, ¿está de acuerdo?

–Claro, no hay más que dar un repaso a las grandes cuestiones de la ciudad e incluso a las promesas con las que se presentó en las elecciones. Ahí está, como tema importante, la gestión del servicio de limpieza.

Quizás eso es lo más urgente...

–Ahora mismo sí. Ya vamos tarde, es una asignatura pendiente que el alcalde ha dejado para septiembre, como los malos estudiantes. Es un tema vital para la ciudad: basta decir que es el servicio en el que más invertimos, con un total del 13% del presupuesto. Y luego cualquier encuesta que se le hace a los ciudadanos se ve que es el tema que más preocupa y que más insatisfacción genera.

«Ya vamos tarde, es una asignatura que el alcalde ha dejado para septiembre, como los malos estudiantes» Servicio de limpieza

¿Tienen la esperanza de que finalmente se decante por la municipalización o cree que pesará más la opinión de parte de su equipo que apuesta por un modelo privado?

–Esperamos que se decante por la municipalización porque más allá de cuestiones de índole política o ideológica los números cantan: los datos objetivos demuestran que sería un servicio más económico y por lo tanto más eficiente; al poder destinarse parte de ese gran ahorro (de nueve a doce millones) a tener más medios técnicos y humanos. Y a esta conclusión ha llegado el propio alcalde hace ya tiempo, merced a los informes de los técnicos del Ayuntamiento. Otra cosa es que se antepongan otro tipo de consideraciones por razones políticas. El alcalde teniéndolo claro ha postergado la decisión; no sabemos si es una patada adelante y el que venga detrás que arree, como se suele decir, o si va a tomar la decisión en conciencia con la información que ya tiene.

Pero ustedes no han visto esos informes de los técnicos...

–No, de eso no se sabe nada y no se nos han dado. Sabemos que existen y conocemos incluso parte de las conclusiones pero el concejal delegado se resiste a dárnoslos.

«Es un asunto difícil, pero hay que dejar al margen cuestiones partidarias en pos del bien común» La suma de la izquierda

Otro de los asuntos que han quedado sin resolver antes de las vacaciones es el de la huelga de bomberos. ¿Ve la solución a corto plazo?

–Es un tema en el que no sólo la opinión de la ciudadanía, sino también la razón, está con los bomberos, y sin embargo el alcalde y su equipo de gobierno han tomado una postura de cerrazón. Quizás el alcalde pensó que los bomberos no iban a aguantar en sus reivindicaciones y en sus propuestas, pero se ha encontrado con un cuerpo que defiende una postura casi unánime y que va a mantener su compromiso. Sin embargo es posible que el tiempo, que el equipo de gobierno pensaba que corría a su favor, comience ahora a correr en contra por la cercanía de las próximas elecciones.

¿Y del resto de temas pendientes (Alameda, Repsol, el metro, Astoria) cuál es el considera prioritario?

–Es difícil elegir uno entre todos ellos; y pienso que tienen un común denominador, que es el uso que se le da al espacio público. Lo vemos en Repsol, en Astoria y Victoria e incluso en la peatonalización de la Alameda. Nosotros consideramos urgente que se desbloquee el tema de Repsol y que la ciudadanía de esos distritos puedan disfrutar de un espacio público que esté destinado a zonas verdes y equipamiento y no a grandes torres ni a un modelo urbanístico que es propio de la burbuja inmobiliaria, que ya ha caducado.

¿Seguirá en esa línea tan crítica con el alcalde en temas urbanísticos?

–Sí, porque para nosotros el tema urbanístico en general y estos temas que me comenta en particular tienen un trasfondo mucho más importante. Se trata de decidir a qué destinamos los bienes públicos: si los disfrutamos entre todos o si los dedicamos a operaciones especulativas en beneficio de unos pocos. Y el urbanismo no es una cuestión técnica, no es una cuestión neutral, sino que la decisión de a qué se destina todo eso es una decisión de hondo calado. Nosotros defendemos que ese uso del suelo sea también una forma de redistribución de la riqueza.

Llama la atención que la oposición en bloque habla de un «mandato agotado». ¿Se plantean trabajar ya en la suma de fuerzas para promover un cambio en la Casona o esperarán a las elecciones?

–Por nuestra parte no lo descartamos. Siempre vamos a estar dispuestos a propiciar y a contribuir a un cambio, y si pudiera ser antes de las próximas elecciones porque hay una mayoría popular, por nosotros no va a quedar. Ahora bien, la llave la tiene Ciudadanos que es quien eligió desde un principio y mantiene al PP.

En estos últimos meses se ha dejado ver una sintonía total con Juanjo Espinosa (Podemos)

–Nosotros nos marcamos como objetivo de estrategia política crear una amplia mayoría de izquierda en la ciudad, y creemos que para ello hay que sumar todas las fuerzas.

Pero parece que las posturas entre grupos como Málaga Ahora y Podemos están absolutamente enfrentadas. ¿No ve difícil este equilibrio?

–Sí, es difícil, pero tiene que comprenderse por parte de una postura y de otra que el entendimiento no sólo es necesario sino imprescindible. Hay que dejar al margen cuestiones de índole partidaria en pos del bien común.

¿Se ve con fuerzas para seguir en la próxima legislatura?

–No se lo sé decir. Lo que sí tengo es el compromiso y la seguridad de que voy a seguir trabajando por esa amplia mayoría. Dentro de esa alternativa puedo estar dentro o fuera; en cualquiera de los casos voy a seguir en eso. Pero sí me veo con fuerzas.

Fotos

Vídeos