La zona azul se implantará en un mes en La Trinidad con más de 400 plazas

En la calle Juan de Austria se habilitarán 50 estacionamientos como zona azul./Salvador Salas
En la calle Juan de Austria se habilitarán 50 estacionamientos como zona azul. / Salvador Salas

A propuesta de vecinos y comerciantes, el SARE se extenderá a todas las vías del eje formado por la calle Trinidad y las avenidas de Barcelona, Fátima y Gálvez Ginachero

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

La zona azul sigue ganando terreno en Málaga. Y esta vez lo hará extendiéndose en cuestión de semanas al barrio de La Trinidad. Y como viene sucediendo en los últimos años, a propuesta de los propios vecinos y comerciantes. Lo que en principio podría sonar a contradicción es entendido en el barrio como «un mal menor» ante el calvario en el que se ha convertido encontrar un hueco para dejar el coche. Los problemas de aparcamiento no son nuevos debido a su proximidad con el Centro y los hospitales Civil y Materno, pero se han agravado de una forma más que considerable a medida que han aumentado las restricciones al tráfico en el casco histórico y, sobre todo, a raíz de que a finales de 2015 se implantara el SARE (Sectores de Aparcamiento Regulado) en el entorno de Mármoles y Armengual de la Mota, que ha acabado desplazando a esta zona la demanda de estacionamientos gratuitos.

Ante la escasa viabilidad de construir un ‘parking’ para residentes, fueron los propios colectivos vecinales los que tomaron la iniciativa el pasado verano con una recogida de firmas. En la Sociedad Municipal de Aparcamientos (Smassa) no las recibieron precisamente con malos ojos y tras el reciente informe favorable del Área de Movilidad, ya se ha puesto manos a la obra para implantar más de 400 plazas de SARE en el entramado de viales incluidos en el perímetro formado por la calle Trinidad y las avenidas de Barcelona, Gálvez Ginachero y Fátima. En los próximos días está previsto que comience tanto el pintado de los estacionamientos como la instalación de los 16 parquímetros previstos, con la idea de que esté operativo antes de que concluya febrero.

La propuesta planteada por los vecinos era aún más amplia ya que abarcaba la calle Pelayo y el tramo de Martínez Maldonado hasta Eugenio Gross, pero finalmente el dibujo diseñado por los técnicos municipales teñirá de azul las calles (80 aparcamientos), La Regente (70), Juan de Austria (50), San Quintín (50), Gálvez Ginachero (45), Ventura Rodríguez (40), Juan Herrera (30), Malasaña (20), Luchana (15), Pasaje Zambrana (10) y Francisco Monje (8). En total suman 418 plazas, aunque la previsión es que se queden en unas 400 ya que cuando se pinten se perderán algunas y otras se reservarán para motos o para la carga y descarga.

«Cuando se intentó construir un ‘parking’ para residentes no se pudo llevar a cabo porque los vecinos no podían comprarlo, así que la zona azul es el mal menor para que tengamos más posibilidades de aparcar, ya que entre todo lo que mueven los hospitales, el centro de salud, los comercios y varias empresas con su flota realmente es imposible», afirma el presidente de la asociación de vecinos Trinidad-Centro, Juan Romero.

El SARE, en cifras

3.430
plazas de aparcamiento estarán habilitadas como zona azul en la ciudad cuando en las próximas semanas entren en servicio las algo más de 400 nuevas que hay previstas en La Trinidad.
0,2
euros es el precio del tique de 24 horas de SARE para los residentes. La tarifa para toda la semana es de 1 euro
1, 9
millones de euros llevaba recaudados Smassa a través del SARE en los primeros nueve meses de 2017, frente a los 2,2 ingresados en todo 2016.

Smassa ya ha comenzado el reparto de información en los buzones para ofrecerles a los vecinos la posibilidad de solicitar la tarjeta de residente (tantas como miembros de la unidad familiar tengan permiso de conducir ), una acreditación que permite estacionar 24 horas por apenas 0,2 euros y toda la semana, por un euro. Los negocios se beneficiarán de una mayor rotación de vehículos, pero ni los titulares ni los trabajadores tendrán bonificación. A lo más que pueden aspirar es a un descuento en el abono de los ‘parkings’ públicos en rotación más cercanos.

Con este nuevo sector de estacionamientos regulados, la ciudad contará con 3.430 plazas. Sin tener en cuenta las 118 que temporalmente se han perdido por los desvíos del metro y otras obras, suponen el triple de las 1.157 que había a mediados de 2012. Más plazas y, consecuentemente, más usuarios y mayor recaudación para la empresa mixta (el 51% está en manos del Ayuntamiento y el resto se lo reparten a partes iguales Unicaja y Empark). Si en todo 2016 se contabilizaron un total de 2,38 millones usuarios que generaron unos ingresos de 2,2 millones de euros, durante los tres primeros trimestres de 2017 se superaron los 1,88 millones de usuarios con una cifra de negocio de 1,91 millones, según la última memoria publicada por la entidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos