Yolanda gana la batalla de la plusvalía

Yolanda Ochando, que trabaja en un taller de bordados de Miraflores, muestra la notificación de Gestrisam. /Ñito Salas
Yolanda Ochando, que trabaja en un taller de bordados de Miraflores, muestra la notificación de Gestrisam. / Ñito Salas

Una malagueña logra que el Ayuntamiento le devuelva 6.300 de los 8.400 euros que pagó en 2015 al heredar la casa de su madre

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Josefa Diéguez falleció en 2014. Lo hizo bajo el cuidado de sus dos hijas. Pero en su propia casa, porque hasta el último momento se resistió a perder su independencia y, sobre todo, porque las tres vivían en el mismo edificio de la calle Barca, en Miraflores de los Ángeles. Ella en el primero, María en el bajo y Yolanda, en el undécimo, así que las dos se turnaban para atenderla. Cuando esta malagueña se marchó dejó a sus dos hijas la vivienda en la que residía desde 1984, aunque como Yolanda estaba de alquiler las hermanas Ochando acordaron que se la quedara esta última. Entonces empezó con el papeleo habitual, y también con los gastos que conllevan estos trámites. Pero con lo que no contaba es con que el Ayuntamiento también le haría pasar por caja. Y de qué manera, porque de repente se encontró con que debía pagar 8.400 euros, que no tenía, del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), conocido como plusvalía municipal.

«Tuve que rehipotecar el piso de mi madre para no perderlo. Me pareció una barbaridad tener que pagar 8.400 euros de impuesto cuando mi madre compró el piso por 3.000, pero me dijeron que no constaba que ella hubiera vivido en su casa hasta el último momento», recuerda. Además, tampoco podía acreditar la convivencia que exige el Ayuntamiento para acceder a las bonificaciones de hasta el 95% contempladas para familiares directos.

Así que, al final, no le quedó otra que resignarse y cumplir con la hacienda municipal. Eso sí, a costa de vivir muy apurados y pasarlo mal» económicamente porque el sueldo de su marido y el taller de bordado que ella trata de sacar adelante no daban para demasiado en un hogar con tres hijos. Para más inri, el panorama se complicó cuando Francisco perdió su empleo hace unos meses.

Su caso, revisado tras su intervención en el Salón de Plenos, se ha visto beneficiado por el reciente cambio de criterio a la hora de acreditar la convivencia para las bonificaciones

Sin embargo, hace una semana recibió una notificación del órgano tributario municipal (Gestrisam) en la que le comunicaban la devolución del 75% (unos 6.300 euros). «Aún no me lo creo, ¡hasta duermo con la carta!», comenta entre risas. ¿Qué ha pasado para que el Ayuntamiento rectifique? Pues básicamente dos cuestiones. La primera, que el PSOE la invitó a intervenir en el Salón de Plenos para que su historia sirviera para ponerle cara a lo injusto que puede llegar a ser este tributo cuando se hereda el inmueble de un familiar, ya que prácticamente al bajar del atril desde Gestrisam se comprometieron a revisar su expediente.

Yolanda intervino en el pleno de septiembre a propuesta del PSOE.
Yolanda intervino en el pleno de septiembre a propuesta del PSOE.

«Si no hubiera sido por la implicación de Daniel Pérez y Mayte Aguyo (portavoz del PSOE en el Ayuntamiento y representante de los socialistas en el distrito Bailén-Miraflores, respectivamente) todo esto se habría quedado así y punto», remarca agradecida, mientras lamenta que «haya que protestar para que a una le den lo que es suyo».

«¿Irnos de viaje? El dinero lo aprovecharemos para quitarnos lo que podamos del préstamo. Tuve que rehipotecar el piso», afirma

Si el primero empujón se lo dio el PSOE abanderando una cruzada política contra este polémico impuesto, el segundo vino motivado por el cambio de criterio que se vio obligado a adoptar el equipo de gobierno para tratar de frenar las críticas, que se tradujo el pasado noviembre en una mayor flexibilidad a la hora de entender el concepto de convivencia. Desde entonces, el padrón no sólo dejó de ser el único documento para acreditarla (semanas antes el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria sentaba precedente anulando este sistema de comprobación), sino que además se corrigieron una serie de situaciones concretas, como que un hijo que se lleva a sus padres a su casa para cuidar de ellos no pudiera beneficiarse de esta ayuda o que tampoco pudiera hacerlo porque su progenitor estuviera internado en una residencia de mayores o un centro psiquiátrico. Además, también se puede demostrar la convivencia cuando los familiares residan en el mismo edificio o en fincas colindantes.

Acreditar la vivienda habitual

Ésta última fue la vía a la que Yolanda se pudo agarrar para conseguir que el Consistorio le bonificara el 75% de la cuota (el porcentaje oscila entre el 25 y el 95% en función del valor catastral del inmueble). Y para ello tuvo que moverse para demostrar que el piso que heredó era la vivienda habitual de su madre. «Recogí firmas de vecinos, pedí un informe de la doctora que iba a visitarla a su casa y también acudí a las compañías de agua, luz y televisión aunque ninguna de las tres me dieron las facturas porque no era la titular. Menos mal que el extracto del banco con todos los movimientos sí que me lo dieron y ahí venían todos los gastos que demostraban que vivía allí», relata.

La bonificación del 75% de la cuota se le aplica al suavizar Gestrisam el requisito de la convivencia

En un plazo máximo de dos meses debería recibir el ingreso en su cuenta corriente, un dinero al que ya le ha buscado un destino que poco tiene que ver con los lujos: «Ni vacaciones ni viaje. Lo aprovecharemos para seguir pagando y quitarnos lo que podamos del préstamo», afirma. Lo que también tiene claro esta vecina de Miraflores es que su caso ha sido el primero, pero no será el último. «Aunque con dificultades, nosotros hemos podido pagarlo, pero ¿cuántas criaturas habrán pagado sin haber reclamado y cuántas habrán perdido la casa que era suya?», se pregunta Yolanda mientras asegura que seguirá colaborando a través de la Plataforma de Afectados por las plusvalías por herencia en Málaga, con la que se puede contactar a través de Facebook.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos