Las webs de alquiler turístico obligan a los propietarios a registrar sus viviendas

Un apartamento para uso turístico en Málaga. :: fernando gonzález/
Un apartamento para uso turístico en Málaga. :: fernando gonzález

Para final de año toda la oferta que se publicite en estas plataformas deberá contar con la licencia de la Junta para admitir los anuncios

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Las viviendas turísticas deberán estar regularizadas, con la correspondiente inscripción en el registro de la Junta de Andalucía. El cumplimiento de este requisito establecido en el decreto sobre viviendas turísticas de Andalucía será inexcusable para que los propietarios puedan anunciar sus viviendas en alguna de las plataformas dedicadas a este negocio. Airbnb ha comunicado a sus clientes que tienen hasta el 30 de septiembre para inscribirse en el registro oficial. Otra de las compañías, Spain-Holiday, con sede en Málaga, anuncia que desde el 1 de julio todas las viviendas turísticas que se anuncien en su web tendrán licencia turística.

El presidente de la Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía, Carlos Pérez-Lanzac, señaló que desde hace un año vienen trabajando con las principales compañías de alquiler vacacional para regular la actividad del sector y cumplir la normativa. «Para nosotros es una fantástica noticia, confiamos en que para final de año toda la oferta que se publicite en estas plataformas sea totalmente reglada», dijo. Las compañías han tenido que realizar algunas modificaciones en sus sistemas informáticos y software, de manera que todas las ofertas que aparezcan en sus páginas web tengan el código que empieza con las iniciales VFT (de viviendas con fines turísticos). Los anuncios que no tengan ese código serán automáticamente rechazados.

Desde la malagueña Spain-Holiday se aseguró que desde mayo de 2016, cuando entró en vigor el decreto sobre vivienda turística en Andalucía, ninguna propiedad puede darse de alta en su plataforma si no dispone de la correspondientes licencia. Y desde el 1 de julio, todas las que se anuncien tendrán ya esta licencia, como ya ocurre con las que tienen en comunidades como Cataluña, Baleares o Comunidad Valenciana. En total, cuentan con más de 16.000 viviendas vacacionales en España, de ellas unas 4.500 en Andalucía, con Málaga a la cabeza, con 3.500. Por lo que respecta a Airbnb, esta compañía ya anunció en febrero que modificaría sus sistemas informáticos para incluir el número de registro, como obliga el decreto de viviendas turísticas de Andalucía. Con Booking y Rentalia, estas cuatro empresas tienen el 90 por ciento de la oferta de alquiler vacacional.

Pérez-Lanzac no teme una escalada de precios, pero sí que haya un «reajuste de la oferta» y que queden solo los alojamientos legalizados, lo que redundará en la calidad y la garantía para los clientes, y en una mayor transparencia en el sector del alquiler vacacional. Como la mayor parte de las reservas se realizan por Internet, y las empresas intermediarias están obligadas a informar a Hacienda mediante el modelo 179, «quien piense que puede comercializar al margen de la legalidad está en un error absoluto»; afirmó Pérez-Lanzac.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos