Vuelven las fumigaciones contra los mosquitos en el entorno del Guadalhorce

Fumigación realizada ayer con un cañón atomizador acoplado a un vehículo. /Salvador Salas
Fumigación realizada ayer con un cañón atomizador acoplado a un vehículo. / Salvador Salas

El Ayuntamiento intensifica los trabajos preventivos para evitar la proliferación de insectos en los humedales surgidos tras las últimas lluvias

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

El Ayuntamiento de Málaga está dispuesto a cortar de raíz cualquier presencia de mosquitos en el entorno de la desembocadura del Guadalhorce para evitar que se repitan los problemas ocasionados durante los dos últimos años. A los trabajos preventivos consistentes en la aplicación de larvicidas en los humedales del paraje natural que se vienen llevando a cabo en las últimas semanas para combatir la reproducción de insectos debido al aumento del volumen de agua producido tras el periodo de lluvias del pasado marzo se suma ahora la fumigación masiva en los alrededores del río y las zonas verdes de Guadalmar, Sacaba Beach y Parque Litoral mediante un cañón atomizador acoplado a un vehículo para controlar la presencia de mosquitos en su fase adulta.

El dispositivo es similar al que el Consistorio puso en marcha en mayo del año pasado, aunque esta vez se está trabajando con mayor antelación debido a que las tres semanas de continuas precipitaciones han favorecido la creación de nuevas superficies húmedas, que son el lugar idóneo para que los mosquitos depositen las larvas. En turnos de mañana y tarde, los operarios de la empresa adjudicataria del servicio de control de plagas (Athisa) han distribuido larvicida en una treintena de puntos del paraje, haciendo especial hincapié en las charcas originadas por la lluvia y que hasta ahora permanecían secas, conservando los huevos depositados el pasado verano. Los trabajos se realizaron a pie e incluso en barca para cubrir el mayor espacio posible, abarcando ambos brazos del río Guadalhorce, los canales pluviales, los arroyos de San Julián y Vega de Oro, y la laguna de Sacaba Beach.

Puntos de control

Aun así, la realidad es que no han evitado la eclosión de los primeros mosquitos adultos. Aunque en una cantidad moderada a juicio del Servicio de Vigilancia Sanitario Ambiental. En este sentido, el último informe emitido tras la visita de los técnicos realizada la semana pasada indica que no se observaron larvas en ninguno de los 33 puntos de control, aunque sí una presencia «media» de ejemplares en su fase adulta. Una semana antes, no sólo se detectaron larvas en 29 de los 33 puntos, sino que también se advertía de la eclosión de insectos en las zonas no accesibles en las que no se había podido realizar el tratamiento preventivo.

El último informe técnico advertía la semana pasada de la presencia «media» de mosquitos adultos

«El plan que venimos desarrollando desde el año pasado está funcionando, pero con las lluvias ha sido necesario intensificar los trabajos preventivos contra las larvas, pero ha habido un ligero repunte de adultos, así que se ha procedido a la fumigación», explica el concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, quien intenta desactivar cualquier conato de alarma asegurando que «una vez eliminados los adultos no deben aparecer más porque ya no hay larvas».

Temas

Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos