Viaje al siglo XVIII en la plaza de Camas

Beatriz Martín interviene en la restauración de la pintura de la Santísima Trinidad. /Álvaro Cabrera
Beatriz Martín interviene en la restauración de la pintura de la Santísima Trinidad. / Álvaro Cabrera

Recuperan las pinturas murales de un edificio barroco que fue derribado en 2010

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

La plaza de Enrique García-Herrera, también conocida como plaza de Camas, constituye una amalgama de estilos arquitectónicos que es el resultado de las intervenciones llevadas a cabo con mayor o menor fortuna en este enclave del casco antiguo durante las pasadas décadas. Una de las últimas en sumarse a la configuración de este espacio conquistado para elCentro es la construcción de un edificio de nueva planta en el solar que dejó un edificio barroco que fue derribado en el año 2010, en la esquina entre las calles Marqués y Moreno Carbonero. En este caso, parte del encanto que tenía la antigua edificación ha podido rescatarse y ponerse en valor para las generaciones futuras.

Detalle de los trozos de fachada extraídos hace años.
Detalle de los trozos de fachada extraídos hace años. / Álvaro Cabrera

Así, gracias las técnicas de la restauración de pinturas murales, va a poder contemplarse un nuevo ejemplo de este tipo de decoración que tan frecuente fue en la Málaga del siglo XVIII. Antes de que la piqueta diera cuenta de la antigua casona, que por su avanzado estado de deterioro no pudo mantenerse en pie por más tiempo, su propietario extrajo de sus muros los dibujos barrocos que aparecieron en su fachada. Ahora, vuelven a colocarse en el edificio que levanta para dar cabida a otro proyecto más de apartamentos turísticos para elCentro. «Hace ocho años que compramos la casa y el Ayuntamiento nos dio permiso para echarla abajo pero sacando las pinturas», recuerda Francisco Santiago, quien las ha mantenido guardadas hasta ahora en una de las dependencias del establecimiento Centro Moda, justo junto a la nueva construcción, que tendrá capacidad para cuatro apartamentos al habérsele añadido dos plantas más respecto a la altura de baja más dos del edificio original.

Trazos de la figura de la Inmaculada Concepción
Trazos de la figura de la Inmaculada Concepción / Álvaro Cabrera

La labor de retirada, conservación y restauración de las pinturas murales ha correspondido a la empresa Tarma Restauración y Patrimonio, que las extrajo por trozos de la antigua fachada mediante una técnica empleada también para otros edificios del Centro como el situado en la esquina entre las calles Carretería y Postigo de Arance. «Primero se colocan sobre las pinturas telas y papeles especiales para protegerlas, y luego se van cortando y extrayendo por trozos de unos dos o tres centímetros de espesor para restaurarlas y volverlas a colocar», explica Beatriz Martín, de Tarma, quien destaca que se trata de una de las fachadas con pinturas barrocas más especiales de todas las que se han recuperado para el casco antiguo en los últimos años. Su principal valor reside en que, junto con la arquitectura fingida de pilastras y moldurones que rodea los tres balcones de las dos primeras plantas del edificio, aparecieron dos pinturas con las representaciones de la Inmaculada Concepción y la Santísima Trinidad. Aunque con los rostros incompletos, ambas obras, realizadas con una amplia gama de colores, constituyen un hallazgo excepcional en el devenir de la recuperación de pinturas murales.

La singularidad de la decoración reside en que cuenta con dos pinturas de temática religiosa

¿Por qué se incluyeron allí? Su origen no ha podido documentarse. Es posible que los moradores originales de la casona, de la que también se ha recuperado la antigua rejería de sus balcones, fueran devotos de estas imágenes, o que el edificio tuviera algún uso religioso cuando se decoró su fachada. De ella también han podido rescatarse, en el segundo cuerpo, los dibujos de dos jarrones con flores y dos maceteros con una especie de pino que completan la singularidad de esta fachada, que podrá verse en su integridad a partir de mañana, una vez que se retiren los andamios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos