Cosas de la Ciudad

Vertedero improvisado

Enseres, escombros y restos de muebles, a pie de acera./A.R.
Enseres, escombros y restos de muebles, a pie de acera. / A.R.

Es tal la basura y malos olores en este descampado de Olletas, que ni los niños pisan ya las pistas deportivas

ANDREA RODRÍGUEZMálaga

La explanada situada entre las avenidas de los Pascueros y Manuel Gorria se encuentra repleta de basura, enseres desechados y escombros por cualquier espacio que se transite. Actualmente el terreno, que es de gran extensión, se usa principalmente como zona de aparcamiento, aunque visto lo visto, se improvisan otras funciones para el desconcierto de los residentes en la zona. Sobre todo hay una elevada pendiente de tierra donde conviven los arbustos con los matojos y la basura que arrojan algunas personas de reprobable conducta incívica, en pleno barrio de Olletas. Además, en su entorno se encuentran varias zonas residenciales y un supermercado por el que transita una gran cantidad de personas y también vehículos que circulan por las vías colindantes. Algunos vecinos reclaman que «el servicio de limpieza no se encargue de mantener bien la zona, ya que siempre está llena de basura». A su vez, varios padres comparten su preocupación de que niños pequeños de la zona puedan hacerse daño con algunas piezas de muebles y cristales acumulados en el descampado, donde existe una pista de fútbol y baloncesto. «Durante años se utilizaban las canchas para jugar por las tardes, pero esa práctica cada vez se ha ido perdiendo más», comenta una vecina, madre de dos niños. «Nadie quiere jugar ya en las pistas», explica. Para llegar a las pistas de juego existen en la actualidad dos accesos: unas escaleras prácticamente ocultas entre las ramas de los árboles o por una estrecha calle en la que se acumulan prendas de ropa, herramientas de obra en desuso, piezas de muebles o cristales. Por tanto, es de comprender que los más pequeños no deseen pisar el lugar y más aún, en la época de verano, cuando la basura y los excrementos se descomponen y emiten un olor insoportable.

Aparcamiento en El Ejido.
Aparcamiento en El Ejido. / A.R.

El Ejido: faltan plazas para aparcar

La zona del Ejido y más concretamente, la situada en la Plaza Maestro Artola y alrededores, es una misión imposible para encontrar aparcamiento. Las facultades de Económicas, Bellas Artes, San Telmo y La Escuela Superior de Música son los principales centros que causan y padecen los atascos y faltas de aparcamiento. Los estudiantes que realizan sus estudios en dichos centros y se trasladan hasta el espacio para aparcar sus coches no consiguen encontrar espacio, a pesar de que existe un parking habilitado pero con escasa capacidad. Si a esta situación le sumamos la cantidad de vecinos que viven en el barrio y desean estacionar sus vehículos se plantea una visión complicada del terreno. Además, se trata de una de las pocas zonas del entorno del centro histórico donde los aparcamientos son gratuitos. Por ello, y porque son muchos los vecinos y estudiantes que pasan horas buscando aparcamiento, habría que habilitar más plazas.

Fotos

Vídeos