Más de una veintena de colectivos se unen en una concentración contra la precariedad

Trabajadores de Limasa se sumaron a la concentración contra la precariedad. :: ñito salas/
Trabajadores de Limasa se sumaron a la concentración contra la precariedad. :: ñito salas

La protesta denuncia las malas condiciones laborales, los recortes en sanidad y educación, la escasa subida de las pensiones y la corrupción

ÁNGEL ESCALERA MÁLAGA.

«No a la precariedad». Este fue el eslogan más coreado ayer en una concentración celebrada en la plaza de la Merced, arropada por más de una veintena de colectivos para denunciar la precariedad, las malas condiciones laborales, los recortes en sanidad y educación, la corrupción y la «ridícula» subida de las pensiones (0,25 por ciento), así como para defender lo público. Entre los concentrados hubo una representación de trabajadores de Limasa para expresar el rechazo a que el Ayuntamiento de Málaga haga una división de la empresa, con la privatización de la parte que se encarga de la limpieza viaria y la municipalización de los servicios de recogida de residuos y su posterior tratamiento.

La concentración fue convocada por la Plataforma No más Precariedad, creada el pasado 13 de enero en Madrid. La protesta se llevó a cabo ayer en diversas ciudades españolas. En el caso de Málaga contó con el respaldo de 24 colectivos, según dijeron a este periódico fuentes de los organizadores. Más de 500 personas asistieron a este acto reivindicativo.

La movilización comenzó con la lectura de un manifiesto en el que se recordaron las carencias y los problemas económicos y laborales habidos en los últimos 10 años a causa de la crisis. «Ahora nos dicen que estamos saliendo de esa crisis, pero no es cierto, porque sigue habiendo precariedad laboral y un modelo impuesto que nos priva de calidad de vida», destacó la persona que leyó el manifiesto. «Por un futuro limpio, no más precariedad», añadió.

A continuación, representantes de los colectivos asistentes tomaron la palabra y fueron enunciando sus reivindicaciones y denunciando la mala situación por la que atraviesan, con criticas al Gobierno central y a la Junta de Andalucía. Marea Blanca se refirió a las carencias que padece la sanidad pública, con escasez de profesionales, aumento de las listas de espera y de las demoras para recibir la asistencia. Por su parte, un portavoz de los trabajadores de Metro Málaga mencionó el conflicto laboral que tienen y exigió unas condiciones dignas de trabajo.

Palabras con emoción

Las 'Kellys' (camareras de piso de hotel y limpiadoras) pusieron de manifiesto su «pésima situación» y reclamaron que sus dolencias sean consideradas como enfermedad laboral. «Queremos un trabajo digno», afirmaron. La Federación Provincial de Mayores de Málaga y varias asociaciones que representan a pensionistas y jubilados sacaron a la luz los problemas de las personas mayores y criticaron que las pensiones solo suban el 0,25 por ciento. Por su parte, desde el Sindicato de Estudiantes se demandó mejores condiciones en la enseñanza, con mas contratación de docentes.

Uno de los momentos más emotivos de la concentración se produjo cuando habló Encarnación Jiménez, del colectivo Alumbra, que agrupa a madres de bebés robados en España. «Estamos sufriendo lo indecible. La Justicia no nos hace absolutamente caso por más que pedimos que se abran los archivos de la Iglesia y de los hospitales. Queremos ver la cara de nuestros hijos», significó Encarnación Jiménez. Esta mujer explicó a SUR que en 1976 tuvo en Carlos Haya un parto gemelar y dio a luz a una niña y a un niño. «Me dijeron que mi hijo había nacido deforme y me lo ocultaron, pero nunca me dieron el certificado de defunción», contó.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos