Vecinos de La Trinidad piden la zona azul ante la falta de aparcamientos

La calle Sevilla está incluida en la petición vecinal para implantar la zona azul.
La calle Sevilla está incluida en la petición vecinal para implantar la zona azul. / Ñito Salas

La propuesta, para la que se recaban apoyos con una recogida de firmas, abarcaría el eje formado por la calle Trinidad y las avenidas de Barcelona, Gálvez Ginachero y Fátima

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Aparcar en el barrio de La Trinidad nunca ha sido una tarea fácil por su proximidad con el Centro y los hospitales Civil y Materno, pero las cada vez mayores restricciones al tráfico en el casco histórico y la puesta en marcha de la zona azul a finales de 2015 en el entorno de Mármoles y Armengual ha empujado a este barrio la demanda de estacionamientos gratuitos, agravando aún más el calvario que supone encontrar un hueco para dejar el coche. Aparcar e incluso parar unos minutos para hacer alguna gestión porque la estrechez de la mayoría de sus viales dejan poco margen para la doble fila. La situación ha llegado a tal punto que son los propios vecinos los que se han dirigido al Ayuntamiento para pedirle que extienda el SARE al norte de Mármoles.

La propuesta ya ha sido abordada en el consejo del Distrito y planteada al Área de Movilidad, donde supeditan cualquier actuación al consenso vecinal. Y en ello anda la asociación de vecinos Trinidad-Centro con una recogida de firmas que arrancó a comienzos de verano y que en las próximas semanas serán recopiladas para adjuntarlas a la solicitud que volverán a dirigir al Consistorio para que se ponga en marcha el estudio de viabilidad. La propuesta que contemplan teñiría de azul todo el entramado de viales incluidos en el perímetro formado por la calle Trinidad y las avenidas de Barcelona, Gálvez Ginachero y Fátima (destacando las calles Sevilla y Juan de Austria); además del trazado de Martínez Maldonado hasta Eugenio Gross y la calle Pelayo. «Entre todo lo que mueven los hospitales y varías empresas, y todo lo que viene del Centro, la realidad es que los que vivimos aquí estamos negros de dar vueltas», se queja el presidente de la asociación de vecinos Trinidad-Centro, Juan Romero, quien considera la implantación de los estacionamientos regulados como «un mal menor para reducir este problema, que verdaderamente se evitaría con la construcción de un aparcamiento para residentes».

Bonificado para residentes

Sobre los recelos que puedan existir en el barrio por parte de algunos vecinos, Romero asegura que «se vienen abajo» con la experiencia de otras zonas como Echevarría del Palo, Malagueta y Paseo de Sancha; y sobre todo cuando se les explica que tienen la opción de acreditarse como residentes para que el tique de 24 horas les cueste solo 0,2 euros y el semanal, 1 euro. En este sentido, cabe reseñar que se pueden conceder tantas tarjetas como miembros de la unidad familiar tengan permiso de conducir y que ya no es motivo de exclusión tener una plaza de garaje.

Para los establecimientos comerciales no hay rebaja en el parquímetro, pero confían en que a mayor rotación de vehículos, más posibilidades de captar clientela. En este sentido, cabe reseñar que los negocios pueden adquirir monedas bonificadas para fidelizar a sus clientes. En cuanto a la posibilidad de estacionar los titulares de los negocios y los empleados que desempeñan sus actividades profesionales en nuevas zonas SARE, a lo más que pueden aspirar es a un descuento en el abono de los aparcamientos de rotación de Smassa más cercanos.

Tras copar prácticamente todo el entorno del Centro, la zona azul también empieza a ampliarse a zonas más residenciales, como ocurre con las 161 plazas que se habilitaron en octubre de 2016 en eje formado por los paseos de Sancha, Miramar y Limonar.

Fotos

Vídeos