Los vecinos del Revello de Toro de Málaga acuerdan retirar la denuncia contra el colegio por ruidos

Colegio Félix Revello de Toro./Álvaro Cabrera
Colegio Félix Revello de Toro. / Álvaro Cabrera

La junta de propietarios del bloque desde el que partió la queja apoyan las actividades deportivas y piden al Ayuntamiento que archive las diligencias

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Los vecinos del bloque del que partió la denuncia contra el colegio Félix Revello de Toro por ruidos votaron anoche para que se retire la denuncia y el expediente que abrió el Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento pueda quedar archivado. A la reunión de la junta de propietarios acudieron anoche los vecinos de los bloques 8 y 9 del complejo Jardines de Torre Atalaya. Comparten comunidad y fue precisamente un vecino del bloque 9 el que puso la denuncia que desencadenó el expediente sancionador al colegio por los ruidos que provocan los clubes de baloncesto y fútbol que entrenan en las pistas del colegio.

Con la decisión de los vecinos, el administración de la comunicación elevará una notificación al Ayuntamiento comunicando su intención de retirar la denuncia. De esta manera, según informaron desde el Área de Medio Ambiente, se daría archivo a todas las diligencias abiertas en este caso. Según informaron algunos de los padres y madres de de la urbanización, la denuncia por ruido excesivo la presentó el anterior administrador de la finca, a instancia de un vecino pero en nombre de toda la comunidad. «Yo era la presidenta entonces, y a mí nadie me preguntó, no se convocó reunión de vecinos y yo no firmé ninguna denuncia, como presidenta de la comunidad que presentaba esa queja», señaló Carmen Roso. Después de las últimas noticias conocidas y el apercibimiento de cierre de las instalaciones del colegio, los padres y madres se han movilizado hasta llegar a esta reunión. «Son nuestros hijos los que estudian y hacen deporte aquí, en este colegio», señalaron, por lo que no entendían que se denunciar el ruido que generan los deportistas.

El centro, y el club que entrena en sus instalaciones, el Málaga Basket, ya tomaron medidas para reducir el ruido que genera la actividad, como ha sido la eliminación de elementos sonoros.

Tanto sobre el Revello de Toro como el Lex Flavia (este en la zona de El Ejido) pesa una resolución sancionadora por superar el nivel de ruidos. En ambos casos hay una propuesta de sanción, el mínimo por infracción muy grave, que asciende a 12.000 euros. El tercer centro afectado hasta ahora por las denuncias vecinales es el instituto Puerta Oscura, en la zona de Arroyo de los ángeles. En este caso aún no se ha abierto expediente sancionador y se está pendiente de apercibimiento para la adopción de medidas correctoras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos