Los vecinos de Intelhorce vuelven al edificio que fue desalojado

A. FRÍAS / J. CANO MÁLAGA.

El medio centenar de vecinos del bloque de viviendas situado en el número 16 de la calle José María Jacquard, en la zona de Intelhorce de la capital malagueña, ya tienen el permiso del Ayuntamiento para volver a sus casas, después de que el bloque fuese desalojado por los efectivos del Real Cuerpo de Bomberos al observarse el mal estado en el que se encontraban los pilares del inmueble, según informaron ayer desde el Consistorio.

Este permiso lo concedió ayer la Gerencia de Urbanismo, después de que se apuntalase el bloque, tras lo que se informó a los vecinos de que ya pueden regresar a sus casas. Asimismo, el Ayuntamiento también ha ordenado a la propiedad del inmueble la vigilancia técnica periódica de la edificación y la revisión semanal del apuntalamiento, dando cuenta de cualquier situación que pudiera afectar a la seguridad.

En este sentido, desde la Gerencia de Urbanismo avisaron de que, en caso de incumplimiento de la vigilancia y revisión, se incoará un expediente sancionador.

Pese a la alarma inicial que provocó el desalojo de forma preventiva, el concejal de Urbanismo, Francisco Pomares, envió un mensaje de tranquilidad a los vecinos, insistiendo en que el edificio no tiene tanto daño como parecía. Pese a la antigüedad del bloque de viviendas, que se levantó hace unos 50 años, manifestó que la construcción se hizo bien en su época, por lo que el bloque «no presenta daños estructurales de ningún tipo».

Por otro lado, el responsable de Urbanismo en el Ayuntamiento de la capital recordó que el Consistorio recomienda a las comunidades de vecinos que revisen los edificios. «Los inmuebles con cierta edad tienen que ser cuidados y revisados y hay que llamar a profesionales que los vean desde arriba hasta los pilares», añadió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos