Vecinos y comerciantes alertan de las frecuentes caídas por el deterioro de la plaza de la Merced

Hundimiento de los adoquines de la plaza de la Merced. /Álvaro Cabrera
Hundimiento de los adoquines de la plaza de la Merced. / Álvaro Cabrera

La Gerencia Municipal de Urbanismo contrata un estudio para analizar las causas del estado ondulado del firme de la calzada sur

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

«Una semana después de que acabaran las obras ya se produjeron los primeros hundimientos de la calzada, que ha ido a peor». Ana Bustamante, propietaria de la farmacia que hace esquina entre la calle Granada y la plaza de la Merced, es testigo de primera mano de las frecuentes caídas y traspiés de peatones debido al progresivo deterioro del firme que el Ayuntamiento aplicó a este transitado enclave del casco antiguo hace ya seis años. «Lo repararon y lo volvieron a dejar igual de mal, aquí se cae gente casi todos los días», remarca.

«Tanto dinero que se gastaron para remodelar la plaza de la Merced y hay quejas por todos lados», añade María Teresa Repiso, una vecina de la plaza que destaca igualmente los repetidos tropiezos de viandantes en el paso de peatones que cruza hacia la calle Granada debido al mal estado del pavimento, que presenta un perfil ondulado, cada vez más pronunciado, debido al hundimiento de los adoquines por el paso de los vehículos.

El proyecto para reformar la plaza de la Merced que el Ayuntamiento acometió en 2011 ha resultado defectuoso a tenor de los desperfectos que todavía se registran en las calzadas que se habilitaron en los laterales sur y oeste para mantener el trasiego de coches. La obra fue contratada por la Gerencia Municipal de Urbanismo con una unión temporal de empresas formada por Dragados, Cospel y Hexa. Esta UTE se adjudicó el trabajo por 3.490.949 euros, un 28% menos del precio por el que el Consistorio sacó a concurso la remodelación de la plaza.

No pasó mucho tiempo desde la finalización de la reforma para que se tuvieran que llevar a cabo las primeras reparaciones. En abril de 2012, dentro del periodo de garantía de la obra, la constructora tuvo que mejorar la conexión con la calzada de la calle Álamos porque se detectó «la existencia de una deformación del pavimento en dicha zona, motivada por un defecto constructivo por la falta de compactación de la base», señaló entonces el Ayuntamiento en un comunicado.

Patologías

Cinco años después, la situación es parecida. Por ello, según ha podido conocer este periódico, la Gerencia Municipal de Urbanismo ha contratado la elaboración de un estudio que analice las patologías detectadas en la plaza de la Merced, con el objetivo de arrojar luz sobre sus posibles soluciones. La empresa de ingeniería Eptisa es la encargada de elaborar este informe, que supondrá un coste de 21.649 euros.

Las mediciones sobre el terreno ya se han llevado a cabo, según confirma Antonio Plaza, del restaurante Lechuga. «Estuvieron hace un par de semanas unos técnicos por aquí para tomar medidas. Yo creo que lo que más perjudica es el paso de camiones, y más ahora que hay tantas obras en marcha en la calle Granada», señala este hostelero.

«Cuando llueve se forman muchos charcos», indica Ana Galera, una vecina que asegura que ayer mismo se produjo la caída de una mujer de unos cincuenta años que tuvo que sentarse en uno de los bancos de la plaza hasta que se le pasó el dolor por el tropiezo. «El pavimento está mal desde el minuto uno, es vergonzoso», critica esta vecina.

Fotos

Vídeos