Los vecinos del Centro de Málaga temen el ‘efecto llamada’ si hay moratoria sobre nuevos bares

Los vecinos exigen más vigilancia sobre los negocios. /Fernando González
Los vecinos exigen más vigilancia sobre los negocios. / Fernando González

Los hosteleros se oponen a la futura declaración de zonas acústicamente saturadas al considerar que las mediciones realizadas «no son legales»

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

Aunque con argumentos bien diferentes, los hosteleros y los vecinos creen que la moratoria que plantea el Ayuntamiento para la instalación de negocios de hostelería no acabará con los problemas que sufre el Centro de la capital. Tras anunciar este periódico que el área de Medio Ambiente catalogará cerca de un centenar de calles como Zonas Acústicamente Saturadas, los diferentes actores han acusado al Consistorio de actuar sin rigor.

La portavoz de la asociación de vecinos Centro Antiguo, Mercedes Espinel, considera que el simple anuncio de la moratoria supondrá un ‘efecto llamada’, ya que todos los hosteleros que quieran instalarse en el Centro lo harán antes de que esa norma entre en vigor, con lo que el problema aumentará. A su juicio, la verdadera solución sería aplicar las actuales ordenanzas, «que impiden a los negocios de hostelería hacer muchas de las cosas que ahora se ven con normalidad».

Para esta responsable vecinal la situación que se vive en la actualidad ya es insostenible, ya que muchos negocios ocupan toda la calle «y no puede pasar ni una silla de ruedas». Y por ello defiende el aumento de la vigilancia y la contundencia en las sanciones. «Si al empresario que se pasa se le multa con 3.000 euros y se le quita la licencia, se acabaría el problema», vaticina. Por eso cree que la medida anunciada «no es más que un globo sonda que no se va a quedar en nada».

Tampoco creen que sea la solución los empresarios de las zonas afectadas. El presidente de la asociación de hosteleros de Málaga, Jesús Sánchez, se muestra tajante al asegurar que los datos de los sonómetros sobre los que se basan dichos estudios no son legales, ya que en ningún documento se aportan datos sobre la homologación de los aparatos ni han tenido en cuenta las temporadas pico como la Semana Santa o la feria. «Todo lo que se ha hecho después no sirve de nada, ya que tendrían que haber dado un plazo de quince días para alegar sobre esos datos antes de dar ningún otro paso», considera.

Los dueños de bares y restaurantes creen que la medida debería consensuarse

Y todo ello sin considerar el daño que podría hacer tal catalogación al Centro y al turismo. «Nosotros apostamos por todo lo contrario, porque el Centro sea zona acústicamente turística», asegura. «¿Si no por qué se esfuerzan en traer a tantos visitantes y a tantos cruceros», se pregunta. A su juicio, de esto salir adelante «sería la ruina del sector», ya que una cosa es regular la actividad y otra «poner límite a la actividad en calles concretas».

Más allá, Sánchez entiende que una decisión de este tipo no se puede tomar a la ligera, sin un debate riguroso con todas las partes implicadas y con la simple aprobación de la Junta de Gobierno Local. «Se trata de un tema de ciudad, que estaría incluso por encima del Plan General de Ordenación Urbana y que necesita de la aprobación de todos los grupos municipales».

Hosteleros y residentes se oponen así a la futura declaración de Zonas Acústicamente Saturada que pretende sacar adelante el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Málaga durante el actual mes de octubre. Tal y como adelantó este periódico el pasado sábado, la intención municipal es impedir la apertura de nuevos negocios de restauración y limitar los traspasos en un centenar de calles del Centro y de Teatinos.

De aprobarse esta medida, los empresarios que quieran abrir un negocio en las zonas designadas estarán obligados a solicitar una licencia nueva, y sólo se concederá si la actividad genera un menor impacto acústico que la anterior. Así, si cerrara una discoteca sólo se podría abrir un bar musical, o algo de categoría inferior;o si lo hace un restaurante, sólo podría abrir un comercio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos