Así es la propuesta de Urbanismo para eliminar licencias y tasas de obras menores en Málaga capital

Pintar un piso, por ejemplo, quedaría exento de licencia y de tasa / SUR

La iniciativa se enmarca en una propuesta de futura ordenanza municipal que también amplía los tipos de las declaraciones responsables

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

Los ciudadanos de la capital ya no tendrán que pedir licencia de obra menor, y pagar la correspondiente tasa, en el caso de que quieran hacer una pequeña reforma en su vivienda o en las zonas comunes de la comunidad; reformar una cocina o un baño o instalar un ascensor en el edificio. Estos son algunos de los supuestos que se recogen en un documento de trabajo que representa la base de la futura ordenanza municipal de licencias urbanísticas, que se abrió ayer a consulta pública (aportaciones de colegios profesionales, comunidades de vecinos, partidos políticos o ciudadanos, entre otros).

En el caso de que el texto saliera adelante en las mismas condiciones que las expuestas ayer por el concejal de Urbanismo, Francisco Pomares, las licencias de obra menor ya no serían necesarias y el ciudadano podría contratar directamente a los operarios que van a hacer la reforma sin necesidad de pasar por Urbanismo ni de pagar la correspondiente tasa, que en estos casos ronda los 50 euros. Esta novedad representa un cambio de peso en la administración de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU), habida cuenta de que estos permisos representan cerca de 4.000 solicitudes al año y que supondrían que las arcas municipales dejarían de ingresar unos 200.000 euros en este capítulo (las licencias de obra menor representan un 9% de 70 tipos que contempla la GMU).

El reto de este grupo de trabajo, compuesto por miembros de la Gerencia y que comenzó a elaborar su propuesta el pasado mes de enero, es que se agilicen los trámites y que se aminore la carga de trabajo en los casos de obra menor «para poder dedicarnos a las licencias y los supuestos administrativos realmente importantes». En este sentido, el anuncio de Urbanismo llega en un momento en el que el Ayuntamiento atisba una clara recuperación económica y, por tanto, nuevos proyectos urbanísticos, donde sí será necesario un mayor control y, de paso, una mayor agilización en los trámites.

«Nos gustaría tenerla aprobada entre Semana Santa y verano», afirma Urbanismo

Los responsables de Urbanismo justifican la eliminación de licencias de obra menor en el hecho de que «normalmente este tipo de obras no suelen dar problemas, por eso es importante depositar esa confianza en el ciudadano», recordó Pomares. Eso sí, la licencia no será necesaria en esos supuestos concretos pero sí en el caso en el que «se modifiquen espacios, es decir, cuando se tiren tabiques que puedan afectar a estructuras» o cuando el espacio en el que se trabaje esté protegido.

Esta necesaria «confianza en el ciudadano» está detrás de otra de las novedades que plantea el texto, ya que también experimentarán un «crecimiento importante» los supuestos en los que la declaración responsable sea suficiente para comenzar una obra, es decir, casos que antes exigían licencia y que ahora podrían tramitarse en un día siempre que se aporte la documentación necesaria. En concreto, de los 70 tipos de obra que contempla la GMU, 39 de ellas están sujetas a licencia y las otras 31 a declaraciones responsables. Si sale adelante el cambio normativo, de esas 31 se pasaría a 50 tipos, lo que representaría un incremento del 61%.

Para que estas y otras novedades salgan adelante aún queda por delante un largo proceso administrativo, ya que una vez que termine el plazo de presentación de propuestas, que se cierra en diciembre, se abre la tramitación interna del documento, que entre otros ‘escollos’ tiene que pasar el visto bueno de la intervención donde se avale que el Ayuntamiento puede soportar esa merma en los ingresos al desaparecer la tasa de obra menor. Tras la exposición pública y el plazo legal de alegaciones, se pasaría a la aprobación del texto. En resumen, que estos cambios en la normativa podrían salir adelante en un plazo aproximado de seis a nueve meses. «Nos gustaría tenerla aprobada entre Semana Santa y verano», concluyó Pomares.

Obras menores No necesitarán licencia ni el abono de la tasa

Requisitos: Obras en el interior de la vivienda y en zonas comunes de edificios de viviendas, siempre que no se ejecute, sustituya o elimine tabiquería, ni se afecte a elementos estructurales, ni se ejecuten en inmuebles protegidos.

Supuestos incluídos: Entre otros, sustitución y/o reparación de resvestimientos interiores (solerías, alicatados, enfoscados, enlucidos o falsos techos); reparación puntual de instalaciones –que incluya o no la sustitución de maquinaria o contadores– de saneamiento, fontanería, electricidad gas, telecomunicaciones, climatización... (siempre que no conlleve el trazado de nuevas redes ni la sustitución de una red por una nueva ni se afecte al subsuelo); sustitución y/o reparación de sanitarios; sustitución y/o reparación de carpintería y cerrajería interior; pintura interior; sustitución y/o reparación de puertas y/o cabina del ascensor, salvo en inmuebles situados en suelo no urbanizable (en este caso sí se necesita licencia).

Ampliación de la declaración responsable Se cambia la exigencia de licencia por esta fórmula

Requisitos: Los tipos de obra que podían realizarse con declaración responsable suben de 31 a 50. Esto afecta a obras que antes necesitaban licencia y que en el nuevo reglamento podrían tramitarse en sólo un día siempre que se aporte la documentación necesaria.

Supuestos en viviendas: Entre otros supuestos, se incluyen las demoliciones; la eliminación de barreras arquitectónicas; los cambios de distribuciones; la reparación de cornisas, balcones y marquesinas; la sustitución de tejas, solerías en terrazas, etcétera o los vallados.

Supuestos en locales: Reparación de ascensores; modificación de los huecos de la fachada; impermeabilización y aislamientos o sustitución de tejas.

Obras que sí exigen licencia Tipos que sí necesitan la licencia correspondiente

Supuestos que no cambian: Entre otros, las parcelaciones urbanísticas; las obras de nueva planta; las obras de ampliación, modificación, rehabilitación y reforma de edificios; actuaciones en suelo no urbanizable; actuaciones en edificios protegidos; las catas y sondeos arqueológicos; instalación de casas prefabricadas; ocupación de la vía pública por cubas; instalación de lonas en andamiajes; instalación de grúas (torre o móvil) para obras...

Fotos

Vídeos