Urbanismo y Medio Ambiente, a la greña por Gibralfaro

Las talas ejecutadas en Gibralfaro. /CH
Las talas ejecutadas en Gibralfaro. / CH
La Casona del Parque

La falta de sintonía entre ambas áreas salió a la palestra en una comisión de pleno, y radicaría en los recelos por las obras que ejecuta Medio Ambiente

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Cuando el río suena, agua lleva… Esta es la insidiosa frase hecha que usamos en España para intentar darle credibilidad a un rumor. No es siempre así, claro está, pero si el río encima llega a la comisión de Medio Ambiente, donde se habla con total normalidad del asunto y ningún edil involucrado lo desmiente, va a ser que algún canal de agua llevaba, ¿no? Se trata del plan de obras actual en el monte Gibralfaro, lo que Ciudadanos considera la joya de la Corona de su trabajo como socio de investidura del equipo de gobierno del PP. Y se hablaba en la citada comisión de las talas en el monte, que tanto preocupan a la plataforma en defensa del mismo. El edil naranja Alejandro Carballo, sin dar muchos rodeos, ponía sobre la mesa lo que ya es un secreto a voces: que hay una clara falta de sintonía entre el área de Medio Ambiente y Urbanismo, por lo que iban a presentar una batería de preguntas para el próximo pleno en torno al citado monte Gibralfaro. Seguía en la misma línea la edil socialista Begoña Medina, quien metía aún más el dedo en la llaga sobre la poca coordinación entre la todopoderosa Gerencia de Urbanismo y la más sencilla área de Medio Ambiente. Allí presentes el concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez; y el edil de Urbanismo, Francisco Pomares; que abundaban en otras cuestiones, pero pasaban de puntillas por la cuestión. Quien calla, ¿otorga?

En general, la oposición, además de la escasa sintonía entre ambas áreas, denunciaba la falta de información sobre el plan de autoprotección contra incendios que están acometiendo en Gibralfaro y que llevaba aparejadas unas talas que cualquier ingeniero forestal entiende que son agresivas, por eso hay que explicarlas bien. Hubiera bastado con una rueda de prensa al respecto, dando cuenta de lo que se va a hacer en todas las zonas de interfase (donde lo forestal se mezcla con lo residencial y urbano) de Málaga, y advirtiendo de que, a veces, el verde debe estar a ciertos metros de las casas para preservarlas. Aunque, dicho esto, este periódico ha hecho consultas a ingenieros forestales y una faja de 15 metros de separación sin ni un pie (ejemplar) tampoco es realmente necesaria, lo importante es una buena entresaca (dejar claros entre unos ejemplares y otros) para que los árboles no se conviertan en combustible forestal, sobre todo en verano, cuando están más secos. En fin, la próxima vez se agradecería que las talas se hicieran con más luz y taquígrafos, aunque Jiménez alegaba que se informó a los vecinos, cosa que algunos, en la sala, lo negaban. Cortar árboles en una sociedad sensibilizada con el medio ambiente es, por suerte, una tarea difícil, pero no hay casi nada que una buena explicación no soporte.

Jiménez se empleó dando aclaraciones sobre este particular, esta vez sí, y salió medianamente airoso y el concejal de Urbanismo, Francisco Pomares, también metió la cuchara para explicar que hace cinco años se produjo el incendio de Mijas en el que ardieron 1.500 hectáreas, y que a partir de ahí el Ayuntamiento había trabajado mucho en los planes contraincendios. Pareció raro que Pomares entrara a explicar esta cuestión, que era más adecuada para el director de Parques y Jardines, Javier Gutiérrez del Álamo, que suele intervenir en estos encuentros. Yallí estuvo sorpresivamente silente.

Los dimes y diretes son que Urbanismo no entiende por qué Medio Ambiente tiene partidas para ejecutar en el monte Gibralfaro, 250.000 euros el año pasado y 150.000 euros este año, cuando es la Gerencia la que ejecuta el plan especial. YMedio Ambiente, a su vez, según explican, parece no querer que Urbanismo esté pendiente de los asuntos que gestiona directamente como estas dos partidas.

Un detalle de última hora, el alcalde Francisco de la Torre gira una visita junto al presidente de la Diputación, Elías Bendodo, los ediles Raúl Jiménez, Teresa Porras María del Mar Martín Rojo, según la convocatoria de prensa. Nota:va hasta el apuntador y no asiste curiosamente Pomares, cuando fue Urbanismo quien ejecutó las primeras obras en este espacio. ¿Por qué será? Pomares tiene un consejo a esa hora, pero, ¿no podrían haberlo puesto a otra?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos