Urbanismo comprueba la solvencia de empresas interesadas en el Astoria

Recreación del proyecto Zoco Cultural, que incluiría un mercado gourmet y un auditorio soterrado.
Recreación del proyecto Zoco Cultural, que incluiría un mercado gourmet y un auditorio soterrado. / SUR

Un grupo de mercados gastronómicos y otro de centros deportivos están dispuestos a acometer un proyecto en la manzana tras la marcha de Banderas

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

El equipo de gobierno municipal trata de recomponer el castillo de naipes que se vino abajo con la renuncia de Antonio Banderas a acometer su proyecto de teatro en la manzana de los cines Astoria y Victoria, de la mano del arquitecto José Seguí. Dos meses después de su marcha, al Ayuntamiento le quedan unas pocas cartas sobre la mesa para intentar retomar esta asignatura pendiente desde que hace siete años desembolsó 21 millones de euros por esta pastilla de suelo enclavada en la plaza de la Merced. Durante las últimas semanas, responsables de la Gerencia Municipal de Urbanismo han mantenido reuniones para detectar cuáles de las propuestas arquitectónicas que resultaron premiadas en el concurso de ideas que ganó Banderas cuentan con un respaldo empresarial cierto detrás. Y de esas reuniones han salido bien posicionadas tres opciones que el Ayuntamiento quiere seguir estudiando en profundidad, sobre todo en lo relativo a su solvencia económica, antes de decantarse por una de ellas que, en todo caso, tendría que someterse a un segundo concurso público para poder hacerse con la concesión del espacio.

Una de las propuestas que, en principio, genera confianza en los responsables municipales es la que obtuvo un accésit del concurso de ideas y el tercer puesto en la votación ciudadana. Se trata de un proyecto encabezado por el arquitecto Alberto García Marín –al que se incorporaría para su desarrollo Juan Manuel Sánchez La Chica– y que centra la apuesta para regenerar la manzana del Astoria en un mercado gourmet combinado con los usos de auditorio y zona para congresos, además de los espacios para la Fundación Picasso que se presuponen en todas las propuestas. Su singularidad reside en que aboga por situar un teatro con capacidad para mil personas en el sótano de la manzana (llegaría hasta los diez metros de profundidad), para dedicar la planta baja al mercado con puestos de hostelería, la primera a la Fundación Picasso (con un pequeño auditorio para 200 personas más biblioteca y sala de exposiciones), la segunda a un espacio para la celebración de pequeños congresos y la tercera, a modo de cubierta, a un jardín como mirador.

Los autores del diseño de una casa de la música aseguran que también tienen un inversor

La empresa Mercados Gastronómicos de España respalda esta idea. Tras ella están los mismos empresarios que hace cuatro años trataron de desarrollar en el Astoria el concepto del mercado de la Victoria que gestionan desde hace un lustro en Córdoba. Uno de sus responsables, Jorge Barbancho, aseguró que tienen «voluntad» de realizar el proyecto y que está «muy madurado». Asimismo, apuntó que podrían contar con el grupo Heineken como socio para contribuir a la financiación de una inversión que estiman en 21 millones de euros.

Solicitud del espacio

Según comentaron, desde Urbanismo se les ha expuesto la opción de que opten a la cesión del espacio del Astoria por la vía de la solicitud expresa de la concesión, lo que llevaría al Consistorio a abrir un concurso por si hubiera otros empresarios interesados en pujar por ella. Es decir, algo parecido al trámite que realizó el Puerto para adjudicar el derecho para la construcción de un hotel en la plataforma del dique de Levante.

Propuesta del estudio Matos&Castillo, con cine hacia la plaza. / SUR

Por otra parte, también parece haber gustado a los responsables de la Gerencia el proyecto que ganó otro de los accésits y que obtuvo la sexta posición en la votación popular. Con el lema MAV, está liderado por los arquitectos Alberto Martínez y Beatriz Matos, del estudio Matos&Castillo. En el concurso de ideas plantearon un contenedor de usos muy dispares que, según ha podido conocer este periódico, se enfocaría hacia la inyección empresarial ofrecida desde Enjoy Wellness, un grupo de centros deportivos que se encuentra en plena expansión a nivel nacional y que en Sevilla va a convertir la antigua estación de Cádiz, que lleva veinte años en desuso, en un enorme gimnasio de 7.000 metros cuadrados.

Para el Astoria, los directivos de Enjoy Wellness están dispuestos a acometer un centro deportivo y social que sirva como equipamiento de barrio para el Centro y que integre, junto a los usos de piscina y fitness, una oferta de gastronomía saludable y un auditorio-cine con capacidad para unas cuatrocientas personas, sobre dos sótanos de aparcamiento.

Por otro lado, fuentes cercanas al proyecto CAVE-A, que obtuvo el tercer premio del concurso y el primero de la votación vía Internet, también aseguraron estar en conversaciones con Urbanismo para avanzar su posible desarrollo a través de un concurso de cesión del espacio. En este caso, se trataría de la construcción de una Casa de la Música con un gran auditorio que lleva la firma de los hermanos arquitectos Fernando y Gustavo Gómez Huete, que aseguraron contar con un inversor potente y «decidido» a financiar la actuación.

No obstante, antes de decantarse por alguna de estas propuestas, en lo que tendrá especialmente peso la decisión del alcalde, Francisco de la Torre, el equipo de gobierno municipal quiere conocer en profundidad su «viabilidad y solvencia» financiera. Así lo expuso el concejal de Ordenación delTerritorio,Francisco Pomares, quien explicó que todavía quedan por celebrarse nuevas reuniones con los equipos con los que se ha contactado para verificar las credenciales económicas que dicen tener detrás a la hora de desarrollar su idea.

En ese sentido, algunos de los empresarios consultados apuntaron que su capacidad económica para desplegar su inversión en el Astoria se verá condicionada por el canon que exigirá el Ayuntamiento por la explotación de la parcela durante 35 años, por lo que piden a Urbanismo que aclare cuál sería esa contribución económica. Por su parte, Pomares apuntó que el canon se fijará en función del nivel de beneficio que prevea cada propuesta y reiteró que lo primero es conocer si realmente son viables y solventes desde el punto de vista económico y financiero.

Fotos

Vídeos