Urbanismo busca fórmulas para derribar ya el Astoria y excavar en la parcela

Calculan en al menos un año y medio los trámites previos para empezar a desarrollar el proyecto./Ñito Salas
Calculan en al menos un año y medio los trámites previos para empezar a desarrollar el proyecto. / Ñito Salas

Un resquicio legal permite demoler los antiguos cines si la Junta autoriza un proyecto de intervención arqueológica

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

La demolición de la manzana que ocupan los antiguos cines Astoria y Victoria podría estar cerca. El equipo de gobierno municipal busca fórmulas para llevar a cabo cuanto antes el derribo de estas construcciones, entre la calle Victoria y la plaza de la Merced, con el objetivo de poder realizar con las mayores garantías las excavaciones arqueológicas necesarias para despejar las dudas sobre lo que existe en el subsuelo de la parcela. Esta cuestión resulta decisiva para que pueda prosperar o no el proyecto de unos empresarios cordobeses que han planteado realizar un auditorio soterrado, de 1.198 localidades, a diez metros de profundidad, sobre el que se levantarían varias plantas con negocios de hostelería gourmet y salas para la Fundación Picasso.

Noticia relacionada

Hasta ahora, la intención del equipo de gobierno de demoler el Astoria se ha topado con el rechazo de la Consejería de Cultura porque incumpliría la normativa del Plan Especial de Protección y Reforma Interior (PEPRI) delCentro Histórico, que es claro al señalar que, salvo que el edificio esté en peligro de ruina, que no es el caso, «la solicitud de licencia de demolición deberá ir acompañada de la solicitud de licencia para la construcción de la nueva edificación».

No obstante, según ha podido conocer este periódico, esa misma normativa del PEPRI centro también incluye un artículo en el que se señala que el Ayuntamiento «podrá autorizar la demolición de los edificios (siempre que no se encuentren sometidos a algún tipo de protección integral o arquitectónica) sin la necesidad de que vaya acompañada de la petición de licencia de construcción» para aquellas parcelas que se encuentren en unas determinadas zonas de protección arqueológica, es decir, espacios en los que se prevé el hallazgo de restos de cierta relevancia. En el caso del Astoria, el suelo está precisamente dentro de uno de los ámbitos de las cercas de los arrabales del casco antiguo, denominado 'Arrabal Murado de Fontanalla en época Medieval y Ollerías'. Según el PEPRI, si existe un informe municipal favorable y la Consejería de Cultura aprueba el proyecto de investigación arqueológica, el Astoria podría echarse abajo.

Esta opción fue expuesta ayer por el concejal de Ordenación delTerritorio, Francisco Pomares, en la reunión que tuvo con los responsables del proyecto Málaga All Space que quieren desarrollar los citados empresarios cordobeses. «Anteriormente, la Junta nos ha negado el derribo, pero esta vez está más argumentado, así que lo vamos a intentar de nuevo», explicó Pomares, quien admitió que la demolición de los antiguos cines es la mejor fórmula para poder realizar las excavaciones pendientes en la parcela con las mayores garantías de seguridad y de fiabilidad de los resultados. Urbanismo llegó a excavar en la zona del Astoria pero no pudo hacerlo en la parte delVictoria, porque dañaría la cimentación. Ante esta tesitura, se ha llegado a plantear la posibilidad de levantar parte del pavimento del lateral peatonal este de la plaza de la Merced para practicar sondeos arqueológicos que arrojen más luz sobre lo que existe en el subsuelo del Astoria.

El Ayuntamiento marca un calendario para el proyecto de unos empresarios cordobeses

Por otro lado, la reunión sirvió para establecer un cronograma de trámites necesarios para materializar el proyecto Málaga All Space. El primero de todos es la declaración de interés general, lo que daría pie a la convocatoria de un concurso público para ofertar el desarrollo de la idea tanto a sus promotores como a cualquier otro privado. No obstante, la adjudicación definitiva de ese concurso de concesión del suelo, por un determinado número de años y a cambio de un canon, quedaría condicionada a salvar los trámites urbanísticos necesarios para encajar la actuación en la normativa municipal, ya que, tal y como está diseñada, la vulnera en cuanto a la obligación de reservar plazas de aparcamiento. Estos trámites podrían durar al menos un año y medio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos