La unidad de oncología de Carlos Haya y el Clínico, premiada por combatir el dolor de los enfermos

La unidad de oncología de Carlos Haya y el Clínico, premiada por combatir el dolor de los enfermos

Más de 3.100 nuevos pacientes con cáncer son atendidos en los dos hospitales públicos malagueños cada año

ÁNGEL ESCALERAMálaga

Evitar que los pacientes con cáncer sufran dolor es una batalla en la que están implicados los profesionales que los tratan. En ese sentido se enmarca el premio recibido por la unidad intercentros de gestión clínica de oncología médica de los hospitales Regional Carlos Haya y Clínico Universitario, que ha obtenido el distintivo ‘Centro contra el dolor’, otorgado por el Observatorio para la Seguridad del Paciente de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA). En concreto, esta institución ha concedido el reconocimiento a la unidad de oncología médica de Carlos Haya y el Clínico en la modalidad de ‘crónico’ por las actuaciones puestas en marcha para la mejora de la atención a las personas con dolor. La unidad supera las 44.000 consultas a pacientes y diagnostica más de 3.100 nuevos casos al año.

Cabe destacar que es la primera unidad de gestión de atención hospitalaria en obtener este reconocimiento en Málaga; hay dos de primaria que lo obtuvieron en 2015 y 2016. Este reconocimiento supone un reflejo del trabajo en equipo del más de un centenar de profesionales del área de oncología, donde se trabaja tanto la seguridad como el confort del paciente. El coordinador de cuidados de la unidad, Antonio Zamudio, puso de manifiesto que el control del dolor en oncología «es prioritario y una de las cuestiones que más preocupa a los pacientes».

Los profesionales de la unidad han trabajado para la obtención de este distintivo, que supone el reflejo del trabajo multidisciplinar e integral de quienes forman parte de esa área. La ACSA ha tenido en cuenta varios parámetros para la evaluación de la unidad y la posterior concesión del distintivo. Así, ha valorado la educación que se da al enfermo y a su familia en lo que se refiere al control del dolor a domicilio, la formación de los profesionales en lo que respecta al tratamiento y la evaluación continua que se hace con el uso de escalas focalizadas y validadas en la evaluación del dolor. También se han analizado tanto el seguimiento como el proceso asistencial en cuanto a su control, teniendo en cuenta los planes analgésicos establecidos por los facultativos y las pautas de control del dolor crónico, incorporando las guías de práctica clínicas existentes.

«Un buen control de dolor influye mucho en la calidad de vida del paciente, porque un dolor mal controlado le afecta en su día a día y limita las actividades de la vida diaria, como el descanso», explicó Zamudio. Por su parte, oncólogo Álvaro Montesa dijo que, gracias a la obtención de este distintivo, se va a conseguir que el enfermo esté mejor evaluado desde el principio y que disponga del tratamiento más adecuado si es necesario con cambios en la prescripción. «Es importante que todo esté ajustado y, si es preciso, se revise, para que no pierda calidad de vida», señaló el doctor Montesa.

Temas

Cáncer

Fotos

Vídeos