El último temporal aporta a los embalses el agua que consume Málaga en un mes

Estado del embalse del Guadalhorce./Salvador Salas
Estado del embalse del Guadalhorce. / Salvador Salas

La lluvia y la nieve frenan la pérdida de recursos hídricos, pero son insuficientes para alejar la situación de sequía que afecta a la provincia

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

El temporal que barrió la provincia el primer fin de semana del año trajo consigo una inusual estampa de nieve en buena parte de la geografía malagueña, pero más allá del espectacular manto blanco las precipitaciones y los copos caídos entre el día de Reyes y el lunes 8 no sólo han dado un respiro para los cultivos, sino que también han permitido aliviar la situación de los embalses y acuíferos. Los niveles de agua almacenada siguen siendo más que preocupantes (están al 33,66%) y las medidas de la Junta para tratar de hacer frente a la sequía están a la vuelta de la esquina, pero al menos las lluvias sí que han servido para que los pantanos que abastecen a la provincia no sólo vean frenada la continua pérdida de recursos, sino que además hayan ganado caudal. Aunque una semana después aún sigue entrando agua por las escorrentías, la foto fija a día de ayer es que el último periodo de lluvias ha incrementado las reservas en 3,45 hectómetros cúbicos (de los 204,19 registrados la primera semana de enero a los 207,66 actuales). Para hacerse una idea, este volumen sería el equivalente al consumo de Málaga capital durante un mes.

El aumento de agua embalsada supone un ligero respiro, a pesar de que el panorama actual diste un mundo del deseable para dejar atrás la situación de sequía. A modo de referencia, hace justo un año había 292 hectómetros cúbicos. La situación más alarmante es la del pantano de La Viñuela, el más grande de la provincia y que se encuentra al 22% de su capacidad con 36,38 hectómetros cúbicos, apenas 0,1 más que a inicios de año y prácticamente la mitad de lo que almacenaba en enero de 2017.

En el lado positivo destacan los pantanos de la cuenca del río Guadalhorce, que son los que abastecen a la capital. Todos ellos recibieron aportes de entre 33 y 38,4 litros por metro cuadrado. Según los datos de la red Hidrosur de la Consejería de Medio Ambiente, el embalse del Guadalhorce ha pasado de 55,3 a 56,57 hectómetros cúbicos (45%), mientras que el de Guadalteba ha sumado 1,2 Hm3 (de 40,38 a 41,63) situándose en el 27,16% de capacidad y el de Conde de Guadalhorce otros 0,8 (de 20,88 a 21,67), hasta el 32,59%. En menor medida, también recibió aportes el de La Concepción (32,09 Hm3 frente a 31,7), que se encuentra al 51,88%; mientras que los de Casasola y El Limonero apenas han variado. El primero, que está al 43,23%, ha pasado de 9,34 a 9,39 Hm3, mientras que el segundo (44,45%) ha llegado incluso a bajar de los 9,99 a los 9,93.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos