C’s da un ultimátum al alcalde y no negociará los presupuestos si no da una salida a Limasa

Cassá y De la Torre, en una fotografía de archivo durante un pleno municipal./Ñito Salas
Cassá y De la Torre, en una fotografía de archivo durante un pleno municipal. / Ñito Salas

El partido naranja añade también como ‘líneas rojas’ para sentarse el proyecto de Repsol y Monte Gibralfaro y el conflicto de bomberos

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

Cansados de apurar plazos y esperar decisiones, el grupo municipal de Ciudadanos ha decidido arrancar el curso político en la Casona con toda la artillería y diciendo ‘basta’. Tanto es así que el portavoz del grupo, Juan Cassá, mantendrá una reunión esta mañana con el alcalde, Francisco de la Torre, para advertirle de que los suyos no se sentarán a negociar ni una cifra de presupuestos mientras no se desbloqueen asuntos que ellos consideran «vitales» para la marcha de la ciudad.

Así lo confirmaron ayer a SUR fuentes cercanas al grupo, quienes establecen esas ‘líneas rojas’ en cuatro temas nada menores: el primero de ellos es Limasa, pero en el mismo orden de exigencias se encuentran también el proyecto de Monte Gibralfaro, la huelga de bomberos y el desbloqueo de los terrenos de Repsol. «Mientras estas cuatro cosas no se resuelvan nosotros ni siquiera nos sentaremos a negociar», confirmaban las mimas fuentes, conscientes de su posición de fuerza y de su condición de llave para sacar adelante las cuentas municipales.

Los partidos de la oposición denuncian que aún no conocen los informes de Limasa

A pesar de que Ciudadanos se ha convertido en el primer partido en la Casona en mover ficha para plantear un órdago al alcalde –entre otras cosas porque se lo puede permitir por su condición de ‘llave’ para alcanzar acuerdos–, el resto de los grupos de la oposición han vuelto a la rutina municipal denunciando que aún no conocen los términos exactos de los informes municipales que está estudiando De la Torre para tomar una decisión final sobre Limasa.

Las quejas se han repetido en los últimos días por parte de todos los portavoces, que además de exigir celeridad al primer edil para desbloquear el problema también reclaman que esos documentos se hagan llegar a todos para conocer de forma detallada los pros y los contras de cada una de las dos opciones: o bien la municipalización (que es lo que defienden los partidos de la izquierda) o bien la privatización por servicios (opción de Ciudadanos).

En este sentido, el propio alcalde insistía el pasado jueves que aún tiene que confirmar si estos informes son definitivos o no; y que una vez que los términos sean cristalinos se sentará a hablar tanto con los técnicos, como con su equipo de gobierno como con la oposición. Sobre la fecha aproximada para el incio de esta ronda de contactos, De la Torre amitía que «septiembre es un mes lleno de muchas cosas» pero que espera «sacar tiempo» para dar con la solución definitiva.

En esa estrategia de desbloquear de un lado para despejar a su vez de otro, los del grupo naranja están dispuestos a llegar hasta el final y así se lo han hecho llegar esta mañana al alcalde de boca del propio Cassá, que previsiblemente le transmitirá en los próximos días y en los mismos términos sus condiciones al portavoz de los populares y edil de Economía, Carlos Conde, responsable de las negociaciones de los presupuestos y que además este mes de septiembre tiene previsto arrancar los primeros contactos con los grupos de la oposición para avanzar en esta línea. Cabe recordar, por ejemplo, que las cuentas de este año 2017 entraron en vigor con varios meses de retraso por la falta de un acuerdo a tiempo, con todo lo que eso conlleva en materia de inversión y de servicios básicos para la ciudad.

Una solución «ya»

Para avanzar, al menos del lado naranja, el alcalde tendría que tomar «ya» –subrayan las fuentes– una decisión sobre el futuro modelo de limpieza en la ciudad. Es decir, si el nuevo contrato se hará teniendo en cuenta las preferencias de los partidos de izquierda, que optan por la municipalización, o bien se decantan por la opción que defiende Ciudadanos, basada en un modelo privado y externalizado dividido por servicios. En este sentido, el partido naranja no condiciona su apoyo a que De la Torre se decida por el modelo que ellos proponen, sino a que la solución no se demore ni un día más: «Nosotros respetamos la aritmética del pleno y la democracia y acataremos lo que diga la mayoría», sostienen esas mismas fuentes.

Y si en Limasa están dispuestos a asumir el modelo aunque no sea el que ellos defiendan, no parece tan claro que esta flexibilidad vaya a repetirse con asuntos como el de Monte Gibralfaro o los terrenos de Repsol. En el primero de los casos porque la recuperación de esa zona concreta de Málaga es una de las grandes promesas que hicieron los de Albert Rivera en su programa electoral, y no parecen estar dispuestos a presentarse ante sus electores en las próximas municipales con las manos (semi) vacías «por la falta de decisión del alcalde», según han lamentado en no pocas ocasiones.

Noticia relacionada

A saber, en este capítulo exigen la inversión de los 600.000 euros comprometidos para este pulmón verde y la ejecución del Plan Especial de Gibralfaro, que implicaría entre otras cosas la conexión de calle Agua y Mundo Nuevo y que tendría un coste total de dos millones de euros. De otro lado, para los terrenos de Repsol Ciudadanos exigirá también una negociación directa y en exclusiva con el alcalde para desbloquear el proyecto habida cuenta de que, según dicen, el resto de la oposición «aún no se ha movido ni ha hecho nada por sacar este tema adelante».

Cassá le planteará al regidor sus exigencias en una reunión prevista para esta mañana

La cuarta de las condiciones que el partido naranja vincula a la negociación de los presupuestos está relacionada con la huelga de bomberos, que acumula casi ocho meses de protestas sin que las posturas entre el cuerpo y el equipo de gobierno se hayan acercado un milímetro. En este caso, Cassá exigirá hoy a De la Torre no sólo que se sienten a negociar, sino que sea él mismo el que lidere estos contactos.

Con esos cuatro ‘innegociables’ sobre la mesa, los ediles del partido naranja quieren hacer llegar el mensaje de que «si Málaga no tiene presupuesto el año que viene no será por culpa nuestra, sino del equipo de gobierno con su máximo responsable a la cabeza».

Fotos

Vídeos