Tres inversores rehabilitarán el Pasaje de Chinitas con proyectos turísticos

Vista del arco de entrada al Pasaje de Chinitas, ubicado en el corazón del Centro Histórico de Málaga. /Francis Silva
Vista del arco de entrada al Pasaje de Chinitas, ubicado en el corazón del Centro Histórico de Málaga. / Francis Silva

Acometerán casi al unísono actuaciones para construir apartamentos y locales para hostelería en los edificios de esta zona degradada del corazón de Málaga

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Hace más de dos décadas que el Pasaje de Chinitas perdió su esencia como una zona de solera, en la que el almacén de telas Ángel Romero de la Cruz, con fama en toda la región; el ultramarinos Nono, que por aquella época ya repartía a domicilio a los vecinos de calle Larios, o la tienda de compraventa de libros, en la que las familias conseguían reducir los gastos del inicio de curso, insuflaban vida a la principal arteria de Málaga. Ahora tres inversores, con diferentes proyectos turísticos, pero en continuo contacto para acometer lo más al unísono posible las actuaciones, pretenden que este pasaje recupere su esplendor. De ello se encargarán la cadena hotelera malagueña Soho Boutique Hotels y las empresas Embrujo de Chinitas y Bilba, que rehabilitarán los edificios de la zona para construir más de una treintena de apartamentos y habilitar los locales para destinarlo a negocios, incluida la recuperación del afamado Café de Chinitas. Las obras, que pueden rondar una inversión global de unos seis millones de euros, permitirán que este pasaje deje de ser una trasera infrautilizada tras el gran escaparate en el que ha quedado la calle Larios y con la fuerte dinamización que ha experimentado el Centro Histórico en la última década, de la mano del tirón turístico de la capital de la Costa del Sol.

Más...

Proyectos

La actuación mayor se concentra en el edificio central que alberga el famoso Café de Chinitas, en el que la cadena malagueña Soho Boutique Hotels, proyecta recuperarlo y construir doce apartamentos turísticos, y un negocio de restauración para devolverle a este café su esplendor, como adelantó SUR. A esta inversión de unos cinco millones de euros, se sumará la que tiene prevista realizar la sociedad Embrujo de Chinitas. Tras ella se encuentra la empresa inversora Framarsa, presidida por Félix Martín, que es propietaria del inmueble que se encuentra hacia la mitad del pasaje, y en el que este empresario malagueño prevé construir quince apartamentos, pensando además en el tirón que está teniendo en la capital el turismo residencial. «Los extranjeros antes buscaban viviendas en la Costa para pasar largas estancias y como segunda residencia. Ahora ha crecido mucho los que prefieren invertir en Málaga», dijo. Martín contempla dedicar el bajo del inmueble a comercios y restauración y confía en el respaldo de las distintas administraciones a los inversores que están trabajando conjuntamente para acabar «con la mancha que supone el estado de degradación de este pasaje, pese a su ubicación». En este sentido, explicó que «hemos mantenido contactos tanto con el área de Cultura, que preside Gemma del Corral, que también dirige el distrito Centro, como con Turismo, con la nueva concejala, María del Mar Martín. Se trata de actuaciones complejas por el grado de protección de los edificios y por las dificultades que entraña una obra en el Centro de Málaga. Hemos percibido que hay una apuesta pública por recuperar esta zona de la mano de la iniciativa privada, que estamos en contacto para, en la medida de lo posible, coincidir a la hora de acometer las obras. Será una actuación muy importante para la ciudad», precisó, tras elevar a unos 500.000 euros la inversión prevista.

Las actuaciones programadas superarán los seis millones de euros de inversión

Por su parte, desde la empresa Bilba, que cuenta con dos inmuebles en la zona del final del Pasaje de Chinitas, apuntaron a este periódico que han iniciado la tramitación para construir dos apartamentos en cada edificio, en los que los bajos los destinarán a locales comerciales, sin determinar aún el uso concreto de los apartamentos y de la plantas bajas. «Ahora mismo sólo pensamos en hacer las viviendas lo más atractivas posibles. Dependerá del coste de la obra, que variará en base al estado de los inmuebles y su grado de protección. Es complicado fijar la cuantía a invertir, que puede ir desde los 300.000 al millón de euros. Ello condicionará el fin último de las actuaciones», precisaron desde fuentes de esta empresa. «El objetivo es darle a este rincón de Málaga, que es espectacular, el tratamiento que se merece», insistió.

Pese a que los inversores son conscientes de la compleja tramitación, confían en que el próximo año puedan verse los brotes verdes de unos proyectos que contribuirán a dinamizar el entorno de esta zona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos