Los tres inspectores de obras de la Gerencia de Urbanismo de Málaga denuncian la carestía de medios con la que trabajan

Los tres inspectores de obras de la Gerencia de Urbanismo de Málaga denuncian la carestía de medios con la que trabajan

La plantilla se ha reducido a la mitad en los últimos seis años y los programas informáticos con los que trabajan son «antiquísimos»

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

La primera sesión efectiva de la comisión de investigación que llevan a cabo los grupos políticos del Ayuntamiento de la capital respecto a los expedientes de infracción que tramita la Gerencia de Urbanismo ha servido para poner de manifiesto la escasez de medios de la que dispone el departamento de Licencias y Protección Urbanística en esta materia. En esta sesión han intervenido los tres inspectores de obras de los que dispone actualmente la Gerencia, que han denunciado la carestía de personal y de medios técnicos con la que tienen que hacer frente a su trabajo diario.

Según han precisado, inicialmente eran ocho estos inspectores, que hace un lustro se redujeron a seis hasta llegar a los tres actuales porque no se han cubierto las plazas que se han quedado vacantes por traslados o jubilaciones. Urbanismo tramita más de un millar de expedientes de infracción anualmente. «No damos abasto», ha admitido uno de los inspectores que este martes se han sometido a las preguntas de los concejales. Estos técnicos han calificado de «frustrante» que les lleguen casos de expedientes que abrieron a raíz de una inspección tres años atrás y que todavía no se han resuelto. En sus declaraciones, han descrito una situación de colapso del departamento en el que trabajan en la que abordan las denuncias en función de la gravedad del caso, priorizando aquellas que proceden del juzgado o de denuncias de la Policía Local y de la Guardia Civil.

Desde hace unos tres meses lo hacen en función de un sistema de puntación que, según han señalado, se debería haber puesto en marcha hace ya más de una década. Los inspectores han aseguraron que trabajan con programas informáticos «antiquísimos» que, aunque sirven para su trabajo, les obligan a perder mucho tiempo para llegar a obtener la información que necesitan. «Necesitamos una renovación integral de ordenadores», ha apuntado uno de ellos, quien ha comentado que recientemente se les ha instalado un nuevo monitor de segunda mano para evitar que tuvieran que comparar fotografías de determinados terrenos o construcciones «de memoria». Igualmente, han puesto de relieve las dificultades con las que se encuentran en ocasiones para efectuar sus visitas, como la ausencia de medios para localizar una finca en suelo rústico y la falta de permisos para poder estacionar sus vehículos en zonas oficiales o de aparcamiento regulado, lo que les obliga a desplazarse andando con la consiguiente pérdida de tiempo.

Uno de los inspectores que han comparecido acumula unos trescientos expedientes pendientes de informe, el encargado de la zona Centro unos treinta, y otro unos cincuenta aproximadamente, según han señalado. «Es totalmente imposible que los tres podamos con el trabajo que recibimos», han declarado. «El Centro es un monstruo, una sola persona no lo puede llevar», ha apuntado en el encargado de las infracciones en el casco antiguo.

A preguntas de los concejales de los grupos de la oposición, los inspectores han negado que reciban presiones o ingerencias de sus superiores o de los responsables políticos a la hora de priorizar o llevar a cabo su trabajo. Por ello, han rechazado que se dejen prescribir determinados expedientes de manera premeditada. «No es algo que se haga a conciencia», han remarcado, y han señalado que se reúnen una o dos veces al año con el resto de compañeros del departamento para realizar una puesta en común del desarrollo de sus funciones. La labor de estos inspectores se complementa con la que realizan cuatro administrativos y dos o tres técnicos más, según han aclarado.

Según han apuntado, son varias las ocasiones en las que han hecho ver a sus superiores la carencia de medios y de personal que padecen. El concejal de Ordenación del Territorio y responsable de Urbanismo, Francisco Pomares, ha admitido que los medios y los procedimientos «son mejorables» y ha afirmado que ha «tomado nota» de las reivindicaciones de los inspectores para procurar darles una respuesta. «Pondremos medidas», ha asegurado, al tiempo que ha detallado que estos tres inspectores realizaron el año pasado 731 informes y 721 visitas. «No se les puede pedir más, ojalá pudiéramos tener el personal necesario», ha señalado, en alusión a los recortes que la Administración central impone a los ayuntamientos para contratar nuevos empleados públicos. Pomares apuntó en su momento a este periódico que era complicado derivar trabajadores de otros departamentos a las infracciones porque suponía dejarlos igualmente desasistidos.

No obstante, el edil ha remarcado especialmente que la comparecencia de estos empleados de la Gerencia ha servido para dejar claro que «no se ha dejado caducar intencionadamente ningún expediente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos