Tres atracos con pistola y con un hacha en menos de 24 horas en la provincia

Agentes de la Policía Nacional, ayer, minutos después del asalto a la oficina de Unicaja en la calle La Hoz. /Sur
Agentes de la Policía Nacional, ayer, minutos después del asalto a la oficina de Unicaja en la calle La Hoz. / Sur

Las Fuerzas de Seguridad investigan dos asaltos a un banco y una farmacia en Huelin y otro robo con intimidación en una sucursal de Benamargosa

JUAN CANO y AGUSTÍN PELÁEZMálaga

Tres atracos a mano armada –dos de ellos a punta de pistola y el tercero, con un hacha– en menos de 24 horas han sembrado la alarma entre los cuerpos policiales en la provincia de Málaga. Entre la tarde del lunes y la mañana del martes, han sido asaltadas dos sucursales de Unicaja, una en Vélez-Málaga y la otra en la capital, concretamente en la barriada de Huelin, donde también se ha producido un robo a mano armada en una farmacia.

El primero, por orden cronológico, fue precisamente el de la botica, que está situada en la calle Infantes. El atraco tuvo lugar sobre las 19.30 horas del lunes. Un individuo que ocultaba su rostro con un pasamontañas irrumpió en la oficina de farmacia armado con una pistola y, según fuentes cercanas al caso, abofeteó a la empleada que estaba detrás del mostrador, a la que amenazó para que le entregara el dinero de la recaudación.

El segundo asalto se produjo en una sucursal de Unicaja en la calle La Hoz, también en Huelin, a apenas 50 metros de la botica atracada la tarde anterior, que está en una perpendicular. A las 8.40 horas, un hombre ataviado con un pasamontañas y un casco de motorista entró en la entidad y se puso a la cola. En un momento determinado, sacó una pistola y amenazó al personal para que le entregara el dinero del caja.

Justo en ese instante, una mujer que estaba dentro de la sucursal aprovechó para escapar y corrió hasta un bar cercano, donde dio la voz de alarma. «¡Están atracando el banco! ¡Llamad a la Policía!», gritó ella. Pese al rápido despliegue policial, el individuo logró huir del lugar. Según testigos, un empleado podría haber resultado herido en una mano.

Un mono de trabajo

Las alarmas volvieron a saltar solo unos minutos después, sobre las nueve de la mañana de ayer. Sucedió en otra sucursal de Unicaja situada en el municipio de Benamargosa. Un individuo accedió a la oficina con la cara oculta por un casco de motocicleta y un mono mediante el que ocultaba también su vestimenta.

El asaltante actuó armado con un hacha con la que amenazó a los trabajadores para que le entregaran el dinero que había en la caja. El autor del robo logró escapar con un botín de unos 18.000 euros, según confirmó el alcalde de la localidad, José Gallego. El ladrón se dio a la fuga a pie por la parte alta del pueblo y, al parecer, se le fueron cayendo billetes en su huida que los vecinos recuperaron y entregaron a la entidad.

Aunque al ser final de mes muchos jubilados y pensionistas acuden estos días a la entidad para cobrar sus pensiones, se da la circunstancia de que en el momento del atraco sólo se encontraban en la oficina los dos empleado de la entidad financiera.

Según la Guardia Civil, la rápida actuación de los agentes de la Benemérita en la comarca ha permitido detener al presunto atracador y recuperar el dinero. También localizaron el mono, el hacha y el casco tirados en un contenedor. No obstante, los investigadores mantenían ayer un dispositivo en la zona para averiguar si, como sostiene el arrestado, actuó con un cómplice.

Fotos

Vídeos