Trasladan un muro del fuerte de San Lorenzo para terminar el túnel del metro

Un momento de los trabajos de extracción de la muralla. :: sur/
Un momento de los trabajos de extracción de la muralla. :: sur

La intervención culminará en las próximas semanas, con la recolocación en el mismo lugar de la Alameda donde se encontró

IGNACIO LILLO MÁLAGA.

Las obras del metro en la Alameda dieron un nuevo paso ayer, con la extracción y el traslado del muro este del fuerte de San Lorenzo, que corta en perpendicular el trazado del túnel junto al río Guadalmedina. Los restos arqueológicos, procedentes de un castillo de los siglos XVI -XVII y hallados durante los trabajos (aunque ya se sabía que estaban allí), serán reubicados en el mismo lugar en el que se encontraron, una vez que se coloque la losa de cubierta.

Grúas de gran tonelaje comenzaron ayer la extracción de los cuatro segmentos en los que se ha dividido el lienzo, de 30 toneladas cada uno. Posteriormente, están siendo trasladados a un espacio habilitado en una nave vigilada, cubiertos por lonas para su conservación. Además se habilitarán unos recipientes con agua para mantener las condiciones de humedad y evitar patologías.

En este punto, se han empleado pantallas de pilotes para hacer las paredes del paso subterráneo, al ser menos agresivas que las pantallas de hormigón. En este caso, el proceso de perforación se ejecuta de manera controlada, y no por gravedad y golpeo como ocurre con las otras, y que hubieran podido suponer daños irreversibles para los restos. Ello ha motivado también un nuevo retraso sobre el calendario de ejecución inicial, que se sumará al provocado por la Semana Santa.

Los cortes de los segmentos se han realizado con hilo de diamante para que sean limpios y se facilite así su posterior recolocación, con una pérdida de material original de menos de un centímetro. Para la operación de extracción con máximas garantías se ha instalado una estructura metálica. Todo el proceso se está ejecutando cumpliendo las directrices de la resolución de la Consejería de Cultura, que dictaba que esta pieza deberá recolocarse en el mismo lugar y cota en el que se ha encontrado, según informó la Consejería de Fomento.

La intervención arqueológica ha permitido documentar el fuerte de San Lorenzo y retirar elementos tales como una canalización posterior que lo cortaba en oblicuo, así como otros elementos adheridos, que han sido desmontados para poder examinar y dejar a la vista los materiales reales del siglo XVI.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos