El transporte público mantiene a raya el tráfico

Usuarias de las bicis de alquiler del Ayuntamiento de Málaga, en el carril del paseo marítimo. :: sur/
Usuarias de las bicis de alquiler del Ayuntamiento de Málaga, en el carril del paseo marítimo. :: sur

En pleno aumento de la actividad económica y caída del paro, el uso del vehículo privado pierde peso frente a medios como el autobús y el metro

IGNACIO LILLO y FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

En plena caída del paro, con un aumento de la actividad económica que es evidente, lo lógico es que se estuviera produciendo un incremento paralelo del tráfico. Así está ocurriendo en las autovías de la red principal. En cambio, no sucede lo mismo en las vías urbanas de la capital. En los ejes principales, caso de la avenida de Andalucía y Valle Inclán, la circulación desciende respecto al año anterior, y en el resto también baja o se mantiene igual. Sólo en algunos casos contados está subiendo. ¿Cómo es posible? La respuesta hay que buscarla en la mejora de la red de transporte público, cuyos usuarios están creciendo rápidamente y muy por encima del vehículo privado, incluso a un ritmo superior a los dos dígitos, algo impensable en otros tiempos.

El último balance del metro muestra una subida del 10% en los seis primeros meses del año. Los autobuses de la Empresa Malagueña de Transportes (EMT) lo hacen a un ritmo similar; y también están en positivo el Consorcio de Transporte Metropolitano; el Cercanías, los taxis y los nuevos servicios de alquiler con conductor, a través de 'apps' como Cabify. Se puede decir por tanto que el transporte colectivo y la mejora de la concienciación de los ciudadanos mantiene a raya el tráfico en la capital, que de otra forma ya estaría viviendo situaciones de colapso circulatorio como las que había antes de la crisis.

Miguel Ruiz, gerente de la EMT, constata que en el caso de los autobuses urbanos el crecimiento es de casi dos dígitos y no es puntual, sino sostenido en el tiempo, con hasta 50.000 viajeros más cada semana sólo este mes. «Está subiendo mucho, hay una máxima y es que a más oferta, más demanda. Los malagueños están respondiendo». A su juicio, el mejor signo de la consolidación es el fuerte incremento de los transbordos entre buses interurbanos y urbanos, así como del metro a la EMT. «Hay mucho mas movimiento y la gente le pierde el miedo a hacer transbordos, que en las grandes ciudades como Málaga son necesarios. Aunque reconoce que todavía es necesario avanzar más en la coordinación EMT-metro, afirma que ambos son complementarios y satisfacen a diferentes grupos de la población, «y siempre para restar a los vehículos privados en la ciudad».

EMT: Alcanza cifras de viajeros anteriores a la crisis

Los autobuses de la EMT representan uno de los más claros exponentes del crecimiento que está experimentando el transporte público en al ciudad. Y no sólo porque siga ganando viajeros hasta situarse ya en los niveles previos a la crisis, sino también porque esta tendencia al alza iniciada el año pasado es paralela a la que está registrando el metro, lo que constata que ambos medios son compatibles y despeja las dudas y temores iniciales. Cierto es que las líneas de autobuses cuyo trazado coincide con las del suburbano se han visto resentidas; pero también lo es que las nuevas rutas creadas para mejorar la conexión de los barrios, la fusión de otras ya existentes que atraviesan la ciudad sin transbordos ni parar por el Centro, además de las mejoras en frecuencias e información al usuario han dado aire a la EMT.

Durante el primer semestre del año se han subido al autobús un total de 22,8 millones de viajeros, lo que representa un aumento del 3,1% respecto al primer semestre de 2016. En este sentido, desde la entidad municipal le dan especial importancia al hecho de que la media mensual esté rondando los 4 millones de usuarios, una cifra que se rozó en abril (3,86 millones) y junio (3,94) y que se rebasó en marzo (4.064.741) y mayo (4.114.117). En mayo se han subido un 8% más, en junio un 6% y en lo que va de julio se ha ganado 50.000 viajeros más por semana.

A modo de referencia, en los dos años anteriores esta barrera de los cuatro millones únicamente se alcanzó en noviembre de 2016 (4,6 millones). Si 2015 se cerró con 44 millones y 2016 con 44,7, en la EMT se agarran a este ritmo de crecimiento para confiar en que 2017 lo terminarán por encima de los 46, lo que rompería el techo histórico de 2011.

Un optimismo que va más allá, porque el objetivo que se ha marcado la empresa dependiente del Ayuntamiento es llegar a los 50 millones anuales en los próximos ejercicios, para lo que se apoya, precisamente, en el mayor movimiento de viajeros ligado a la reactivación económica, pero especialmente en la nueva reordenación de rutas que pondrá en marcha en los próximos meses para que los autobuses urbanos sigan siendo competitivos no sólo ante el metro, sino sobre todo frente al coche.

Metro: Crece casi un 10% a pesar de que todavía no llega al Centro

El metro de Málaga da señales claras de lo que será en el momento en el que llegue al Centro Histórico de la capital, algo para lo que todavía quedan dos años y medio, en el mejor de los casos. A pesar de esta circunstancia, y de que de las opciones de viaje son todavía reducidas, es el medio de transporte que más aumenta en términos relativos, con un 9,5% de crecimiento durante el primer semestre del año, con respecto al mismo periodo del pasado. Entre los meses de enero a junio lo han utilizado 2.927.204 pasajeros, una cifra que equivale, en términos absolutos, a captar 254.379 usuarios nuevos.

Lo mejor se ha producido en el segundo trimestre de 2017. Entre abril y junio, casi 1,5 millones de personas han optado por el ferrocarril metropolitano para efectuar sus desplazamientos, cifra que equivale a un crecimiento en términos absolutos de 151.244 viajeros más. Ya está claro que las previsiones que manejaba la concesionaria, Metro de Málaga, eran acertadas, por lo que la apertura -prevista para el año 2020- de la estación Atarazanas, en plena Alameda Principal y a escasos metros de la calle Larios, supondrá una revolución para la movilidad urbana en la ciudad. El coche dejará prácticamente de ser necesario en los trayectos desde Carretera de Cádiz, Cruz del Humilladero y Teatinos hasta el casco histórico, con una previsión de mover a más de 18 millones de personas al año. A su vez, si finalmente el Ayuntamiento permite acometer el ramal hasta el Hospital Civil, la cifra se quedará rozando los 21 millones. Lograría, con sólo dos líneas, casi la mitad de todo lo que mueve la extensa red de la EMT.

Consorcio Autobuses interurbano: Más viajes entre la capital y el área metropolitana

También crece notablemente la movilidad sostenible entre la capital y los municipios de su entorno. Durante los seis primeros meses del año, los viajes en los autobuses de las líneas interurbanas adscritas al Consorcio de Transporte Metropolitano han sido 4.384.016, lo que supone un incremento por encima del 5% con respecto al mismo periodo del año anterior. El uso de la tarjeta, que permite hacer transbordos a un precio menor, sigue aumentando año a año y hay ya distribuidas, a fecha de 30 de junio, un total de 289.511, 34.252 más que en igual fecha de 2016. Del total de los viajes interurbanos del primer semestre, un 47% han sido abonados con la tarjeta. A ellos hay que sumar aquellos trayectos en los autobuses urbanos de Málaga (EMT), que se abonan con la misma, ya sea por transbordo o como medio habitual de pago, y que han sido 610.663 viajes, un 13,3% más.

Asimismo se han realizado 824.476 viajes en el metro abonados con la tarjeta del Consorcio, con un incremento del 22% más. En los servicios de Renfe Cercanías también ha aumentado el uso de la misma (38.284 viajes, +23,82%). Todo esto supone que, en conjunto, en el ámbito de actuación del Consorcio de Transporte se han producido 5.957.286 viajes abonados con la tarjeta (+8,3%).

Cercanías: En busca de un nuevo récord histórico como el de 2016

Los Cercanías del núcleo de Málaga marcaron un récord histórico anual desde la creación del servicio el año pasado, cuando superaron por primera vez los 10,5 millones de viajeros, un 6,2% más que en 2015. Renfe no facilita datos del primer semestre del año, pero, a tenor de las impresiones, del auge del turismo y del aeropuerto -los visitantes son uno de los mayores clientes de este servicio- y del panorama general de la movilidad en la provincia, es previsible que este hito se pueda volver a superar.

En términos absolutos, el crecimiento de 2016 se tradujo en la incorporación de 614.000 nuevos pasajeros a las Cercanías de Málaga, que tienen como principales bazas el reducido tiempo de trayecto a destinos muy demandados, como el aeródromo; y la puntualidad media del servicio, que es del 99%. Hasta la fecha, el año con más demanda había sido 2007, justo antes del estallido de la recesión económica, con 10,1 millones. El de Málaga es el cuarto por número de viajeros entre los doce núcleos que conforman la red de Cercanías de Renfe. Madrid y Barcelona reúnen más del 80% del total de usuarios. El tercero es Valencia.

Taxi: Crecen los usuarios a pesar de la competencia de los VTC

En el sector del taxi también notan una mayor alegría entre los viajeros, aunque su satisfacción es más comedida por el bocado del pastel que están perdiendo por la proliferación de licencias de vehículos de alquiler con conductor (VTC). En el gremio no manejan estadísticas de usuarios, pero un buen termómetro para comprobar que el negocio está empezando a aclararse es que llenan el depósito con más frecuencia. «El volumen que suministramos en la gasolinera de la asociación ha subido, y eso es buena señal porque significa que nos movemos más», afirma el presidente de la Asociación Unificada Malagueña de Autónomos del Taxi (Aumat), José Royón. Otra prueba de ello es que, a petición del propio sector, se ha introducido este verano una excepción al sistema de descansos obligatorios para que a los 716 vehículos que están operativos cada fin de semana se puedan incorporar otros 140 con el objetivo de dar respuesta ante al aumento de la demanda.

Aun así, no todo son luces en el gremio, donde siguen de uñas ante la cada vez mayor competencia de los servicios de alquiler con conductor que se ofrecen a través de plataformas como Cabify. «Siempre hemos convivido bien con las VTC porque se crearon para unos trabajos más específicos que nada tienen que ver con el transporte urbano, pero la irrupción masiva de licencias ha cambiado las reglas del juego», explica Royón en su calidad también de presidente de la Confederación de Taxis de la Costa del Sol, que aglutina a los profesionales de Málaga y de los principales municipios del litoral. Actualmente, en la provincia hay 571 licencias de VTC frente a las 2.573 de taxi, sólo superada por Madrid (2.263) y Barcelona (748), según los últimos datos publicados por el Ministerio de Fomento. La proporción en la provincia es de una VTC por cada 4,5 taxis, muy lejos del ratio de una por cada 30 que marca la normativa.

Cabify: La demanda crece un 300% en lo que va de año

Son los últimos en llegar pero lo han hecho para quedarse. Se trata de Cabify, la 'app' de servicios de alquiler de vehículos con conductor (VTC). Marta Campos, directora general de Cabify Málaga, rechaza revelar cuál es su flota en la provincia «por confidencialidad de competencia» pero destaca que, en lo que va de año, la demanda ha aumentado un 300%. «Málaga es una ciudad estacional, por lo que desde Cabify trabajamos en una estrategia que nos permita operar de la misma manera durante todo el año», comenta. Para ello, buscan colaboraciones con marcas tradicionales con el objetivo de acercar y familiarizar al usuario. Así como con grupos hoteleros, apartamentos turísticos, etc.

Sobre su relación con el colectivo del taxi, la considera «buena». «No se ha registrado ningún incidente desde que Cabify empezó a operar en Málaga hace un año y medio», afirma.

Bicis públicas: El sistema toca techo a falta de extender los carriles bici

Si cada vez son más las personas que utilizan el autobús, el metro, el tren o el taxi para sus desplazamientos diarios, también lo son quienes optar por moverse a ritmo de pedal, a pesar de que la red de carriles bici aún resulta insuficiente en la capital (35 kilómetros, a la espera de los 58 que aún quedan pendientes de ejecutar del Plan Andaluz de la Bicicleta de la Junta). Al margen del uso de las bicis particulares, el sistema público de préstamo impulsado por el Ayuntamiento cuenta con 42.000 clientes registrados, de los que 38.000 se consideran usuarios habituales. En su conjunto, realizaron cerca de un millón de desplazamientos durante el año pasado. La tendencia en lo que va de 2017 es similar, y no parece que vaya a aumentar más porque el sistema ha tocado techo, a falta de que se ponga en marcha la segunda fase, que contempla un millar de nuevos ciclos y la instalación de 121 estaciones, que serán compatibles con las 23 que ya hay.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos