Extra Aecc

El trabajo de la AECC en el Hospital Materno Infantil, un regalo de Reyes todo el año

El trabajo de la AECC en el Hospital Materno Infantil, un regalo de Reyes todo el año
La asociación trabaja para mejorar la calidad de vida de los jóvenes pacientes y sus familiares, ofreciéndoles herramientas y recursos con los que disminuir su sufrimiento

Coral García es una referencia en el Hospital Materno Infantil de Málaga. Su trato atento y cercano, su empatía, y sobre todo su sensibilidad y profesionalidad, la convierten en una mano amiga a la que aferrarse en medio de la tempestad en la que se encuentran, cada día, decenas de familias que están pasando por una enfermedad tan devastadora como es el cáncer.

Además de su tarea como psico-oncóloga, Coral les acompaña, les anima y les escucha, comprendiendo sus miedos y ayudándoles a gestionar todas sus emociones.

Ella es una de las profesionales que forma el equipo de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en Málaga, una organización que lleva casi 55 años ayudando de manera gratuita a los pacientes con esta enfermedad y a sus familiares, además de promover campañas de prevención y apoyar la investigación.

El objetivo de esta asociación es luchar contra el cáncer liderando el esfuerzo de la sociedad española para disminuir el impacto causado por esta enfermedad y mejorar la vida de las personas.

Para ello, la AECC ofrece asistencia psico-oncológica a pacientes y familiares tanto en sus domicilios, como en los pisos de la asociación y en el propio hospital durante todas las fases del tratamiento.

Y aunque todas estas áreas de actuación son de vital importancia, lo cierto es que el trabajo que realiza la asociación en el Hospital Materno es muy especial, ya que buena parte de las personas a las que atienden son niños.

Para ello cuenta, además de con los expertos, con un nutrido grupo de voluntarios que realizan una encomiable labor de compañía, tanto para los pacientes como para sus familias.

Uno estos voluntarios es Rocío, que desde hace unos meses ofrece de manera desinteresada sus horas para tratar de amenizar los días de los pequeños. «Es una experiencia muy bonita pero muy dura. Hay que estar preparado y tener mucha energía para poder ayudar, porque para eso estamos ahí». En este sentido la voluntaria resalta: «La situación de estos niños es muy complicada, por lo que hay que intentar siempre sumar. Es una compromiso y una responsabilidad». Para poder ser de la máxima utilidad, los voluntarios cuentan con el asesoramiento constante de los profesionales de la AECC. «Coral es fundamental para nuestra labor. Ella nos recibe y nos ayuda mucho tanto en el plano personal como de formación. Además aprendemos mucho de ella ya que su atención a los niños y familiares es increíble».

La asociación apuesta por el juego como terapia y como método de aprendizaje para los pequeños. No en vano, la labor de juego que realizan los voluntarios con los niños tiene una importante repercusión a nivel psicológico ya que fomenta capacidades como el aprendizaje, la autoestima o la autonomía, entre otras cuestiones.

Una de las organizaciones con las que la asociación ameniza el tiempo de los pequeños es Chispi Guay. Esta empresa especializada en animación infantil acude al hospital mensualmente y en días festivos acompañada de sus mascotas y divertidos juegos. «Se trata de normalizar los sentimientos. Que puedan expresarse con naturalidad y no sea una carga más para ellos», explica Diana Liñán, responsable de la empresa.

Por su parte en Ciencia Divertida, expertos en educación no formal para niños de entre 3 y 16 años, cuentan con un programa para acercar la ciencia a los más pequeños, adaptado a las edades y necesidades de los niños. «El tiempo pasa lento arriba, así cualquier actividad supone un alivio ellos, pero además tratamos que aprendan y se diviertan», explica Germán Bernal, responsable del proyecto.

Como apuntan desde la asociación, con estas propuestas los niños participan, trabajan y se divierten, algo que colabora positivamente en su recuperación.

Fuera del hospital, la AECC realiza colonias y campamentos tanto para los pacientes como para sus hermanos, así como charlas en los colegios, en las que promueven los hábitos de vida saludables advirtiendo sobre los peligros del alcohol, el tabaco, o descuidar la alimentación.

Con todo esto la asociación busca mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus familiares, ofreciéndoles herramientas y recursos con los que disminuir su sufrimiento.

Más que cifras, personas

Cada año la asociación realiza más de 44.200 intervenciones de apoyo psicológico a personas afectadas por la enfermedad y familiares; 17.943 intervenciones en atención social; y 6.772 intervenciones en orientación sanitaria, entre otras muchas labores.

Pero detrás de estas asombrosas cifras hay personas con nombre y apellidos. Una de ellas es Gloria García, diagnosticada algo poco más de dos años de cáncer de ovarios en estadio tres. Ante la debacle que se le vino encima no solo ella, también sus hijas, de 3 y 8 años, y su marido fueron atendidos por la AECC, que ofrece atención psicológica a los hijos y familiares de pacientes enfermos de cáncer. «Gracias a ellos pude gestionar las cosas de otra manera. No hay un día que no se lo agradezca todos: a Olga, la asistente social; a Helena, mi psicóloga; y por supuesto Coral», dice Gloria compartiendo una mirada cómplice con la psico-oncóloga. «Personalmente, la asociación me ha ayudado especialmente a permitirme el pataleo. Aunque seas la paciente, estás pendiente de muchas cosas a tu alrededor, mucha lucha, y no te das tregua a ti misma. Para seguir adelante es necesario permitirse ese berrinche y asumir que puede llegar la muerte, pero que mientras está la vida. Es una carrera de fondo».

Su caso, como el de tantos otro, engrosa la lista de las personas que cada año sufren cáncer. Conscientes de esto, la asociación apuesta por la sensibilización y la prevención, claves en la batalla contra la enfermedad. También se realizan investigaciones con el dinero recaudado con las aportaciones de socios y colaboradores, que son los que dan estabilidad económica a la Asociación Española Contra el Cáncer.

Más información en:

AECC Málaga

Alameda de Capuchinos, 37-39, 29009 Málaga

Teléfono: 952 25 64 32

www.aecc.es

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos