De la Torre: «Málaga es una ciudad amiga de Francia»

Autoridades, familiares y amigos del regidor se han dado cita en el encuentro. En el atril, el embajador francés y a su lado, De la Torre / Ñito Salas
LA CASONA DEL PARQUE

El alcalde recibe emocionado la Legión de Honor en un acto en el que el embajador galo subraya que el primero ha situado Málaga en «el primer plano de la nueva era del desarrollo» en su aspecto cultural

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

El ruido del llanto fugaz del nieto menor del alcalde sonaba como toque de llamada al inicio del solemne acto de entrega por parte del embajador francés Yves Saint-Geours al alcalde de Málaga Francisco de la Torre de la más importante distinción civil del país galo, La Legión de Honor en su grado de oficial por sus servicios extraordinarios a la nación francesa.

El galardón, que creara el emperador Napoleón para dar paso a «la nueva aristocracia francesa» surgida del pueblo, fue impuesto al primer edil en la pechera izquierda con el escenario de fondo del buque de la Armada Francesa Dixmude, entre autoridades, familiares y amigos de De la Torre.

Saint-Geours hizo un exhaustivo repaso por la vida del alcalde, y narró sus puntos de unión con Francia, entre ellos sus estudios en Rennes durante dos años sobre política regional, para pasar a decir que el premio Nobel de Literatura Francesa Frédéric Mistral ya dijo que los árboles de raíces profundas son los que más crecen haciendo valer la trayectoria del primer edil. «Es un usted un gran servidor común», dijo el embajador, que pasó a narrar los hitos españoles de los que ha formado parte el alcalde, primero siendo diputado de las Cortes cuando se gestó la Constitución Española, «estas cosas hay que recordarlas porque luego se olvida». Así parecía hacerle un guiño a la democracia española, ahora en mitad de la aciaga crisis catalana.

«La confianza que le tienen los malagueños tiene correlación con su trabajo y dedicación», subrayó de De la Torre, y le agradeció su buen hacer en pos de la instalación del Centro Pompidou en Málaga «el mejor estandarte de la unión de Francia y España en el marco cultural, Málaga en el centro de la cooperación cultural franco-española» así como su dedicación como anfitrión en las dos cumbres Hispano-Francesas realizadas en Málaga, 2002 y en febrero de este año. Culminó Saint-Geours entregándole la distinción en nombre del presidente galo, Emmanuel Macron.

El alcalde recibía la Legión de Honor visiblemente emocionado y hacía un repaso, en francés, por todas las autoridades asistentes al acto. Compartió el galardón, generoso, con toda la Corporación municipal (sin distinción de siglas) que ha posibilitado que Málaga sea la primera sede del Centro Pompidou fuera de Francia, los responsables del centro, de la Alianza Francesa –que ayer precisamente y en este escenario también celebraban los 50 años de su apertura en Málaga–, el Liceo Francés, los responsables del Festival del Cine Francés, y todas aquellas personas que colaboraron con las dos cumbres. El regidor hizo paralelismos de lo que aprendió en sus dos años en Francia, que quiso plasmar en la ciudad, y cómo en 1966 la Costa Azul despuntaba en tecnología y él pensaba en Málaga ahora reflejado en el PTA, Málaga Valley, Polo Digital y la Universidad. Tras puntualizar los puntos de unión de la ciudad y el país vecino culminó:«Málaga es una ciudad amiga de Francia», una declaración sencilla pero profunda y sentida. Para el brindis, champán.

Vanessa Martín Alloza.

Sentencia a favor de Onda Azul

Tras el periodo de la dirección de Fátima Salmón en la televisión municipal Onda Azul y la llegada de la actual gerente, Vanessa Martín Alloza, que lleva un año y medio en el cargo pero pareciera una eternidad por todos los asuntos añejos que han saltado a la palestra, ésta última decidió despedir al jefe administrativo Alejandro Briales en noviembre de 2016 alegando su responsabilidad en la compra irregular de unas cámaras y lentes que nunca llegaron (pese a que el concurso lo ganó Gain&Peak y cobró los 68.000 euros de la licitación en octubre de 2015), un asunto que está actualmente siendo juzgado por otra vía; así como porque no aplicó el plan de ajuste municipal a su propio sueldo bajándose un 3% el salario como de hecho se lo disminuyó a otros trabajadores, como se explicó en el consejo de administración que dio cuenta de su despido en noviembre de 2016, argumentos que el fallo del TSJA da por buenos.

El despido fue disciplinario, asunto que Briales recurrió y ganó en primera instancia, y es ahora el TSJA quien da la razón a la empresa, y considera el despido procedente y respalda la decisión extintiva laboral sin costas. La defensa de la televisión pública ha corrido a cargo de Abogados y Economistas Carrera, contratados ex profeso por el ente municipal para este caso.

Fotos

Vídeos